Archivo de febrero de 2004

La campaña electoral empezó formalmente el pasado jueves a las 24 horas. Formalmente para algunos que llevamos meses navegando por sus aguas. No hay dos campañas iguales por la simple razón de que no hay dos momentos iguales.

La que nos ocupa la estamos pasando sin salir de nuestro camarote rodeado de papeles y ante un ordenador convertido en una extensión de nuestro cuerpo. Tras la ventana, el invierno en todo su esplendor.

Es, precisamente, la fugacidad de estas experiencias electorales la que nos impele a respetar ciertas tradiciones, con el vano deseo de fijar y dar sentido –por precario que sea- a una sucesión desordenada e inexplicable de acontecimientos. “El hombre tranquilo” de John Ford es la película del día “D” desde que Josep María Sala dirigió las primeras campañas del PSC. Y lo sigue siendo porque no existe mejor manera de pasar las horas previas al escrutinio que en compañía de John Wayne, Maureen O’Hara y (nuestro favorito) Víctor McLaglen en Inisfree. Nosotros hemos añadido una lectura que nos acompañe y aleje –en la medida de lo posible- “del electoral ruido”. En esta ocasión nos hemos decidido por “Berlín Alexanderplatz” de Alfred Döblin. Y en eso estamos: acompañando a Franz Biberkopf por las entrañas del Berlín.

El martes pasado José Montilla presentó la campaña del PSC para las próximas elecciones generales:“Si guanya Zapatero, guanya Catalunya”. Toda campaña electoral consiste en un extenuante ejercicio de simplificación. Lamentablemente, el matiz, el razonamiento con un mínimo de complejidad o una duda sincera no tienen cabida. Todos ellos son posibles flancos que el adversario utilizaría sin ningún tipo de escrúpulos.  ¿Podría ser de otra manera? No lo sabemos. Pero habría que tener más valentía que un espartano al lado de Leónidas en las Termópilas para lanzarse en solitario a esta aventura. No es nuestro caso.

Siendo las cosas como son, el lema de nuestra campaña es directo, claro…y cierto. El próximo presidente del Gobierno será Rajoy o Zapatero (Las últimas encuestas, por cierto, apuntan un estancamiento del PP y un avance socialista). Rajoy es heredero y protagonista de una legislatura en la que se ha querido construir una visión de España alejada de su pluralidad y negadora de la realidad catalana. Zapatero representa una concepción de España en la que su pluralidad no es vista como una amenaza, sino como un activo; no algo que hay que esconder o de lo que hay que avergonzarse; sino algo de lo que nos sentimos orgullosos y que podemos exhibir ante el mundo. ¿Y CiU? Irrelevante. Además, después de haber consolidado a Aznar a partir del 1996, no hace falta perder mucho tiempo para argumentar que la derecha catalana, siempre que puede suma con la derecha española. Vamos, como en los tiempos de Cambó, pero sin su grandeza…

¿Por qué Eça de Queiroz? Tal vez sea una pregunta de las que no tiene respuesta. Y una pregunta que no tiene respuesta pierde su condición de pregunta. Y sin embrago la pregunta aparece, traicionera, mientras ojeamos la primera edición de Los Mayas que cayó en nuestras manos: la que nos abrió las puertas al universo queirosiano. ¿Por qué Eça de Queiroz? Nos habíamos alejado temporalmente de la narrativa latinoamericana para adentrarnos con pasión en la novela europea del XIX. Habíamos deborado a todo autor ruso y francés  que salía  a nuestro encuentro. Habíamos hecho alguna incursión en las Islas Británicas. Habíamos entrado en el XIX hispánico por donde se debe entrar: Benito Pérez Galdós y Pío Baroja (Que Baroja haya publicado su primera obra en 1900 no impide que sea una de las grandes avenidas literarias para conocer nuestro siglo XIX) Y habíamos alcanzado su cima con Leopoldo Alas “Clarín”. Y sin embargo llegamos a Eça de Quieroz…y desde entonces, es allí donde irremediablemente volvemos.

“Sobre la vigorosa desnudez de la verdad, el diáfano manto de la fantasía” escribió Eça de Queiroz. Nuestra fidelidad al autor lusitano tal vez no sea nada más que una fidelidad a nuestra juventud. O tal vez no. Tal vez su estilo: un realismo evocador, una prosa acariciante, una ironía aparentemente dulce, pero de una eficacia letal. Y sobre todo – y, por encima de todo- los personajes, tratados con la benevolencia con la que un padre comprende y perdona hasta al hijo más descarriado. Y Lisboa. Y Portugal…

En junio de 1976 el rey de España intervino ante el Congreso de  los Estados Unidos. Fue una intervención relevante, difundida por los principales medios de comunicación norteamericanos. Don  Juan Carlos anunció su compromiso con la democracia. A su  vuelta a España relevó a Carlos Arias Navarro en la Presidencia del Gobierno. Comenzaba la transición.Por desgracia no podemos decir lo mismo de la intervención ante el Congreso de los Estados Unidos que el Presidente del Gobierno, Aznar, realizó el pasado miércoles. Apenas 50 congresistas y nula repercusión en los grandes medios de comunicación de ese gran país. Y lo que es más sorprendente todavía, Aznar ha conseguido que sus palabras hayan pasado inadvertidas incluso para el sector más ultramontano del partido republicano: un sector que debía haber aplaudido a rabiar la posición contraria de Aznar a “perder el tiempo” discutiendo sobre la existencia o no de armas de destrucción masiva en Irak. A nosotros este trato dado a Aznar por sus aliados norteamericanos nos parece una descortesía ante alguien que con tanto entusiasmo está dispuesto a subordinar los intereses de su país a los de sus parientes ideológicos del  otro lado del Atlántico.

Recordamos un proverbio árabe que dice algo así: “Aprende una lengua y evitarás una guerra”. En el caso de la guerra de Irak a estas alturas todavía no sabemos si existe un desconocimiento de lenguas o, simplemente estamos ante un proverbio en el que la sabiduría popular no ha estado especialmente atinada. En todo caso, es justo reconocer que la intervención de Aznar en Washington no ha supuesto ningún inicio de hostilidades con los Estados Unidos, pese a no haber sido realizada en inglés. Ciertamente, tampoco  ha contribuido a enmendar un inmenso error.




Buscar
Archivos

Te encuentras en los archivos del blog Blog de Daniel Fernández para febrero de 2004.

  • [+]2012 (57)
  • [+]2011 (150)
  • [+]2010 (73)
  • [+]2009 (51)
  • [+]2008 (53)
  • [+]2007 (49)
  • [+]2006 (48)
  • [+]2005 (18)
  • [+]2004 (12)


A FAVOR DE ESPAÑA Y DEL CATALANISMO

A FAVOR D'ESPANYA I DEL CATALNISME


Contador de estadsticas - Blog Daniel Fernndez