Archivo de abril de 2004

183 síes –entre ellos el nuestro- invistieron ayer a José Luis Rodríguez Zapatero como Presidente del Gobierno de España. Para los recién llegados, entonar un simple sí en el hemiciclo no es tan fácil como puede parecer a primera vista. De hecho, necesita de una buena dosis de concentración, para que los nervios no le jueguen a uno una mala pasada. 

La elección de Rodríguez Zapatero abre una nueva etapa en nuestra democracia. La hemos vivido con emoción respirando una atmósfera que, en algunos momentos, se imponía a los discursos. Comprobamos, en directo, que tenemos a un magnífico parlamentario como Presidente. Y guardamos un recuerdo para quienes le precedieron en las filas del partido socialista: Felipe González, Largo Caballero y el injustamente tratado –también por nosotros- Juan Negrín. 

Sagasta, que en diversas ocasiones asumió esta responsabilidad, fue un firme partidario de no “sacrificar lo posible en el altar de lo irrealizable.” Sin sacrificar en ningún momento lo posible en ningún altar, nos gustaría pensar que durante esta legislatura recién estrenada,alguna de las  metas que hoy nos parecen francamente inasequibles, puedan hacerse realidad.

Besteiro escribió estas líneas en el ecuador entre la monarquía y la II República: “Algunos exploradores africanos cuentan haber visto, en las selvas, elefantes que permanecen en pie después de muertos, sostenidos por el enorme peso de su mole: la monarquía española es uno de esos elefantes.”

 La hipótesis de que los atentados del 11-M fueron obra de ETA se ha demostrado, a lo largo de esta semana, como un elefante a los que hizo referencia  Besteiro: pese a su apariencia, no tenía vida.

 Por desgracia, existen temibles elefantes que nos acechan. Estos están vivos y encolerizados y se sostienen sobre el enorme peso del odio hacia todo aquel que no piensa como ellos.

Aterrizamos en Madrid. Y la verdad es que lo hacemos en mejores condiciones que Víctor Balaguer. El apóstol de la “monarquía federal” pasó su primera noche en Madrid durmiendo al raso en la Plaza de Oriente. Era un joven y romántico Balaguer que iniciaba su aventura madrileña. Ciertamente, no es nuestro caso. Pero, como humilde homenaje, en nuestro paseo por el barrio de las letras nos detenemos ante el portal número 3 de la Calle de la Victoria,  donde él vivió –ya bajo techo-. Y le lanzamos un saludo.

Superados con éxito los trámites administrativos para alcanzar la condición de diputado, el pasado jueves asistimos a la reunión constitutiva del Grupo Parlamentario Socialista. La reunión se desarrolló en un clima, mezcla de emoción (especialmente entre los nuevos) y de responsabilidad. Rodríguez Zapatero se comprometió a que el Parlamento “recupere su papel central en la vida política” y nos pidió a los diputados y senadores socialistas que seamos “los ojos, los oídos y el corazón de la gente.”

Ayer, en la  sesión constitutiva de las Cortes de la VII Legislatura, prometimos y adquirimos la condición de diputado. “La política –escribió Max Weber-, se hace con la cabeza, no con otra parte del cuerpo o del alma. Y sin embargo, la entrega a la política, si no quiere ser un frívolo juego intelectual, sino una acción auténticamente humana, sólo puede nacer y alimentarse de la pasión”. Pues eso: cabeza, pasión…y esfuerzo.




Buscar
Archivos

Te encuentras en los archivos del blog Blog de Daniel Fernández para abril de 2004.

  • [+]2012 (57)
  • [+]2011 (150)
  • [+]2010 (73)
  • [+]2009 (51)
  • [+]2008 (53)
  • [+]2007 (49)
  • [+]2006 (48)
  • [+]2005 (18)
  • [+]2004 (12)


A FAVOR DE ESPAÑA Y DEL CATALANISMO

A FAVOR D'ESPANYA I DEL CATALNISME


Contador de estadsticas - Blog Daniel Fernndez