Archivo de mayo de 2008

El detonante ha sido 6 Goyas 6, un espectáculo que el Ayuntamiento de Madrid encargó para conmemorar el bicentenario del 2 de mayo de 1808. La producción del mismo corrió a cargo de Pere Pinyol, director artístico de Focus Madrid, y contó con la intervención principal de artistas catalanes como La Fura dels Baus o Sol Picó. La respuesta llegó en forma de manifiesto crítico – Fermín Caballero, Ana Diosdado, Juan Margallo, Marta Belaustegui, entre muchos otros-, con la gestión cultural del Ayuntamiento de Madrid, al que reprenden por haber dado la espalda a los artistas autóctonos en efemérides tan señalada. La verdad es que el tono del escrito no es exaltado. Sus firmantes alaban al teatro catalán (catalanes son hoy los directores de la mayoría de los teatros de la villa), pero señalan “una obcecada falta de reciprocidad por parte de las instituciones catalanas” que les impide mantener un diálogo artístico con sus homólogos catalanes.

No es nuestra intención extraer ninguna opinión de este verdadero “levantamiento” de la sociedad teatral madrileña contra la “ocupación catalana”. Tan sólo compartir con ustedes una hipótesis-ficción. Imagínense que el 11 de setiembre del 2014 – conmemoración de los 300 años de la entrada de las tropas borbónicas en Barcelona bajo el mando del Duque de Berwick que supuso el fin de las instituciones catalanas- el Ayuntamiento de Barcelona encargara el espectáculo central a una productora madrileña, dirigida por madrileños y plagada de actores madrileños. ¿Cuál sería la reacción, no ya de la sociedad teatral catalana, sino de los profesionales de nuestro nacionalismo doliente y tristón? No lo duden: ¡Finis Cataloniae! Así como suena. Entre exclamaciones y no entre interrogantes.

la práctica totalidad de los diputados nos encontramos en las escalinatas del Congreso, unidos durante cinco largos y silenciosos minutos para demostrar nuestro rechazo al terrorismo y nuestro compromiso con la vida, la democracia y la libertad. Por primera vez, desde que la banda terrorista rompió la tregua al volar la terminal 4 del aeropuerto de Barajas y asesinar a Diego Armado Estacio y Carlos Alonso Palate, el PP une su voz al Gobierno y al resto de fuerzas parlamentarias.

Unas horas antes, en la madrugada, ETA había hecho estallar una furgoneta-bomba cargada con más de 100 kilos de explosivo frente a la casa-cuartel de la Guardia Civil de Legutiano (Álava). El atentado, que estaba destinado a convertirse en una matanza, acabó con la vida de de Juan Manuel Piñuel, un guardia civil de apenas cuarenta años, casado y con un hijo.

El viento húmedo nos azota en la cara mientras guardamos un silencio únicamente penetrado por la melodía metálica proveniente de un edificio cercano. Cuando estamos apunto de romper filas, tres autobuses cargados de niños suben por la Carrera de San Jerónimo sorteando los cámaras y fotógrafos que ocupan parte de la calzada. Algunos –ajenos al motivo de nuestra concentración- nos saludan con despreocupada alegría. Los 900 alumnos enterrados entre los escombros de la escuela secundaria de Juyuan ocupan por unos instantes nuestros pensamientos. Mientras bajamos los escalones reafirmamos nuestra íntima convicción de que nuestra obligación es combatir unidos a ETA –la heredera más directa del franquismo que sobrevive entre nosotros- hasta su derrota y desaparición. Para que la sonrisa de los niños de la Carrera de San Jerónimo no tenga que convivir con el terror totalitario.

El mundo puede que sea cada vez más global –no lo discutimos-, pero nuestras vidas tienden irreversiblemente hacia lo individual. (La renovada emergencia de lo nacional y de lo confesional no dejan de ser, en buena medida, reacciones de lo individual ante lo global).

Esta pretenciosa introducción tiene dos objetivos: el primero, constatar las dificultades con las que tropezamos quienes defendemos, en estos tiempos de globalización individualizada, un proyecto socialdemócrata que tiene como objetivo hacer compatible la libertad (lo individual), con la igualdad (lo común, lo público); el segundo, hacer funciones de pórtico del esfuerzo que hemos realizado durante esta semana para ir más allá de nosotros mismos y de nuestras circunstancias.

Más allá, hemos podido comprobar cómo las consecuencias de una catástrofe natural (el paso del ciclón Nargis por Myanmar) pueden convertirse en una trágica catástrofe humana si así se lo propone una Junta militar birmana. 100.000 muertos, 220.000 desaparecidos y un millón y medio de personas sin casa cuyas vidas corren peligro son razones más que suficientes para colocar ciertas preocupaciones individuales en su justo sitio.

Más allá, hemos seguido con atención los últimos acontecimientos en Santa Cruz (Bolivia). La crisis política que vive este maravilloso país está siendo utilizada por algunos de nuestros compatriotas como munición argumental para defender sus posiciones (nacionalistas o anticapitalistas) en el debate político. Esta utilización se nos antoja que tiene algo de inmoral, amén de demostrar, en muchos casos, un desvergonzado desconocimiento sobre lo que allí acontece. Nosotros preferimos mantener la apuesta por una solución dialogada y pactada. Una solución lo menos épica posible.

El Congreso de los Diputados aprobó el pasado mates el Real Decreto-Ley que asegura el abastecimiento de agua a 5,5 millones de catalanes, en el caso de que la sequía se mantenga hasta el próximo otoño. Los socialistas apoyamos con nuestro voto la solución acordada entre el Gobiernos que presiden José Luis Rodríguez Zapatero y José Montilla. La sorpresa de la tarde la protagonizó CiU al abstenerse de prestar su colaboración en un problema nacional de especial relevancia e urgencia.

Hemos crecido convencidos de que “Cuando el río suena, agua lleva”. Ahora sabemos que cuando el río no suena, nos falta el agua y tenemos un grave problema. Sabemos, además, que ante este problema, mientras algunos se arremangan y toman decisiones, otros prefieren abstenerse y mirar hacia otro lado. Practican éstos un nacionalismo ridículamente irresponsable. Un nacionalismo que ha abandonado la cultura de gobierno para instalarse en una subcultura arrogante de oposición. Es un nacionalismo –de eso estamos convencidos- contradictorio con el practicado durante 23 por el President Pujol. Pero sobre todo –y esto es lo realmente preocupante- es un nacionalismo que no tiene tiempo de preocuparse de los problemas de los catalanes porque necesitan de todo su tiempo (pretenden incluso hacernos perder parte del nuestro) para dedicarlo a ellos mismos, a CDC: a sus ambiciones y a sus frustraciones.

Nota: Por el debido respeto que hemos de tener a nuestros socios de gobierno, nos abstendremos de valorar los posicionamientos de ERC –en éste o en cualquier otro tema – hasta que hayan celebrado su Congreso. Les deseamos suerte y acierto en sus decisiones que, sin duda alguna, contribuirán a fortalecer el Gobierno de la Generalitat.




Buscar
Archivos

Te encuentras en los archivos del blog Blog de Daniel Fernández para mayo de 2008.

  • [+]2012 (57)
  • [+]2011 (150)
  • [+]2010 (73)
  • [+]2009 (51)
  • [+]2008 (53)
  • [+]2007 (49)
  • [+]2006 (48)
  • [+]2005 (18)
  • [+]2004 (12)


A FAVOR DE ESPAÑA Y DEL CATALANISMO

A FAVOR D'ESPANYA I DEL CATALNISME


Contador de estadsticas - Blog Daniel Fernndez