Archivo de agosto de 2008

En el espíritu de la época –expresión que ya no es de esta época- la primacía del continente sobre el contenido, del envase sobre el producto –expresión, ésta sí, de esta época- ocupa un lugar incontrovertido.

Aprovechamos nuestra última visita a León para saldar una deuda pendiente con la ciudad: visitar el MUSAC (Museo de Arte Contemporáneo de Castilla y León). Valió la pena. El edificio de los arquitectos Emilio Tuñón y Luis Moreno Mansilla no sólo nos atrapó por el conocido mosaico de cristales de su fachada principal; sino también por la fuerza de su interior, concebido como un inmenso y libre espacio de hormigón blanco donde todo es posible.

Como ya nos había ocurrido en el Guggenheim de Bilbao, la reflexión sobre la prevalencia del edificio sobre las exposiciones que contenía surgió con naturalidad. Y eso que la acertada apuesta por las producciones propias y por nuevos artistas nos permitió descubrir las sugerentes creaciones de Ana Laura Aláez a través de su “Pabellón de Escultura”.

¿Hasta qué punto este señorío del continente sobre el contenido ha invadido el debate político, social y ciudadano? La pregunta puede antojárseles retórica, ya que, ciertamente, lo es.

La globalización no sólo ha constreñido el planeta, eliminando distancias geográficas, mentales y sentimentales. También ha oprimido el tiempo. La aceleración de los acontecimientos –de lo que sucede y de lo que nos sucede- nos ha instalado obligatoriamente en un presente perpetuo en el que el pasado es un estorbo prescindible y el futuro se reduce a un personaje de ciencia-ficción. El papel dominante del presente tiene consecuencias preocupantes en todos los ámbitos de la vida. Pero éstas originan un especial desasosiego en aquellos, por ejemplo la política o la gobernación, donde la capacidad para definir objetivos a medio y largo plazo es especialmente relevante.

En 1850, Otto von Bismarck era un joven diputado de 35 años en el Parlamento prusiano que soñaba con una Alemania unida, hegemonizada por Prusia y liberada de la tutela austriaca. La Prusia de Federico Guillermo IV –en contra de la opinión del monarca- vivía momentos de agitación antiaustriaca que podían desembocar en una guerra inminente. En este contexto, Bismarck desconcertó a la Cámara con un discurso radicalmente contrario a la guerra y comprensivo con Austria. Su intervención ayudó a evitar el conflicto y el rey, en agradecimiento, le nombró Secretario de Estado. En 1866, ya como Primer Ministro, -y con un vigoroso ejército prusiano que no existía en 1850 – Prusia se lanzó contra Austria, la humilló en siete semanas y pasó a liderar la unificación alemana.

Fue, seguramente, el discurso parlamentario más importante de su vida. Bismarck tomó una decisión acertada, porque preservó el futuro al que aspiraba para su país de las urgencias del presente. Claro que en 1850 el tiempo no había sido estrangulado…

Nos vemos en septiembre…




Buscar
Archivos

Te encuentras en los archivos del blog Blog de Daniel Fernández para agosto de 2008.

  • [+]2012 (57)
  • [+]2011 (150)
  • [+]2010 (73)
  • [+]2009 (51)
  • [+]2008 (53)
  • [+]2007 (49)
  • [+]2006 (48)
  • [+]2005 (18)
  • [+]2004 (12)


A FAVOR DE ESPAÑA Y DEL CATALANISMO

A FAVOR D'ESPANYA I DEL CATALNISME


Contador de estadsticas - Blog Daniel Fernndez