Archivo de abril de 2009

Sant Adrià del Besòs. Asistimos ayer -en una mañana en la que se alternaban, acompasados, un sol radiante y unas airadas ráfagas de viento- a la inauguración, en el Museu d’història de la Immigració de Catalunya, de un vagón del Sevillano, convertido en un nuevo y relevante espacio del Museo.

El Sevillano –conocido como el Catalán en Sevilla- el Shangai, desde La Coruña, y el Botejata, desde Badajoz- son los trenes de largo recorrido más conocidos que atravesaban la piel de toro hasta Barcelona y que protagonizaron una parte substancial de las migraciones durante los años del desarrollismo bajo la dictadura franquista. La espléndida museización del vagón del Sevillano requiere una visita sosegada –casi íntima- si se quiere aprehender no sólo la información que incorpora, sino la atmósfera vivida, la vida recuperada en su interior. Volveremos.

Que no se nos olvide. La incorporación del Sevillano al Museo d’història de la Immigració de Catalunya (Mihc) confirma lo acertado de la apuesta rigurosa, con sentido -y al mismo tiempo sentida- de un proyecto que el empeño del Alcalde de Sant Adrià del Besós, Jesús M. Canga, y la dirección de Imma Boj están haciendo posible. De alguna manera, suplen con imaginación, voluntad y compromiso una escasez presupuestaria que otros proyectos, más glamourosos, nunca han conocido. Las mismas herramientas con las que millón y medio de personas procedentes del resto de España construyeron su futuro –nos construyeron- en la región metropolitana de Barcelona. Muchos de ellos llegaron en un vagón cargado de sueños –y también de miedos- como el que pueden visitar desde ayer en el Mhic, Masia de Can Serra, Carretera de Mataró, 124, Sant Adrià del Besós, Barcelona. Se lo recomendamos.

“Un artista busca diamantes en el barro y los encuentra allí donde nadie acierta a verlos” ha escrito Calvo Serraller comentando la obra fotográfica de Alberto García-Alix. Quienes –somos legión- no hemos sido dotados con ese don, hemos de conformarnos con el gozo que nos produce entrar en contacto con una verdadera creación artística o intelectual, mientras, cada cual según su oficio o responsabilidad, trabajamos el barro –la realidad- que tenemos más a mano.

Jueves, 16 de abril. Acompañado de la diputada Esperança Esteve visitamos la sede del Consell de Col·legis de Farmacèutics de Catalunya. Después de la reunión, su Presidente, Jordi de Dalmases, nos invita amablemente a recorrer la sede, que lo es también del Col·legi de Farmacèutics de Barcelona. A la salida, comentamos que es especialmente gratificante comprobar la dimensión de servicio, de compromiso ciudadano, que explica una parte relevante de las actuaciones que los profesionales de la farmacia de nuestro país realizan a través de su Colegio. La orientación educativa de su página web es un magnífico ejemplo.

Viernes, 17 de abril. Visitamos las instalaciones del Institut Barcelona d’Estudis Internacionals. En tan sólo cuatro años, el Instituto, presidido por Narcís Serra y con Jacint Jordana como Director, se ha consolidado como un centro de referencia en relaciones internacionales, con capacidad para atraer a Barcelona a los mejores investigadores y los mejores estudiantes en una materia en la que no hay tiempo que perder.

Dos ejemplos de las inagotables posibilidades que tiene el barro si se trabaja con inteligencia y constancia.

Siempre hemos profesado un sincero respeto por el Partido Nacionalista Vasco. Un respeto, claro está, situado en las antípodas de la admiración pueril que el nacionalismo catalán tiene con sus homólogos vascos. La impecable trayectoria democrática del PNV se basta y se sobra para arrinconar determinados episodios de su pasado. Nos viene a la cabeza la irritación que le sobrevino a Sabino Arana en Barcelona al comprobar cómo los catalanistas se esforzaban por asegurar el aprendizaje del catalán a los emigrantes llegados de otras tierras de España. (Arana no sentía ninguna admiración hacia unos catalanistas que contaminaban su propia raza). Pero sólo los que no tienen pasado pueden permitirse el lujo de permanecer inmaculados…

De este respeto surge, precisamente, la decepción que nos produce la concatenación de salidas de tono e irresponsabilidades, todas ellas aderezadas con una acusada falta de sentido institucional, con las que los dirigentes del PNV están jalonando su paso a la oposición después de haber gobernado Euskadi durante 30 años.

“Somos el líder natural” proclamó ayer, durante la celebración del Aberri Eguna, Juan José Ibarretxe. Y a nosotros, que veníamos de pasar unos días inolvidables en Granada cultivando viejas amistades y sembrando nuevas, la frase en cuestión nos ha parecido reveladora. Cuando alguien encabeza un partido que considera líder natural de su país y lo manda a la oposición, lo natural, si es un líder, es que asuma su responsabilidad. Evidentemente, si no lo es, no tiene porqué hacerlo.

Créanme si les digo que la competencia política existente en Catalunya –en el Parlament conviven hoy nueve fuerzas políticas agrupadas en diferentes combinaciones electorales- es una realidad en muchos casos ininteligible en el resto de España. Algunos intentos que hemos realizado para explicarla se han saldado con resultados más que discretos.

Pero si esta labor ha sido en cierta medida infructuosa, lo ha sido todavía en mayor medida hacer entender en algunos círculos catalanes que la pluralidad y la diversidad española va mucho más allá de la existencia de Catalunya, Euskadi y Galicia. España es también diversa por la existencia de un poderosísimo neoregionalismo que el Estado de las Autonomías ha consolidado, así como por la pervivencia de un arraigado sentimiento de pertenencia local y territorial. Y es, además, profundamente plural desde el punto de vista ideológico y político.

El pasado lunes finalizó en el Círculo de Bellas Artes de Madrid un seminario de la Fundación Pablo Iglesias dirigido por Javier Moreno Luzón: “Izquierdas y nacionalismos en la España contemporánea”. Las sesiones (lamentamos no poder haber asistido a todas) han sido una muestra rigurosa y de un altísimo nivel de la pluralidad y diversidad de nuestro país en el terreno de las izquierdas.

(“Lo más parecido a un español de derechas es un español de izquierdas.” Éste es uno de los mantras que más repiten los nacionalistas catalanes que han leído levemente a Josep Pla. La verdad es que la frase en cuestión nos deja bastante fríos. En primer lugar, porque, de ser cierta, podría aplicarse con igual rotundidad al pueblo catalán o a cualquier otra comunidad de las que pueblan nuestro planeta. En segundo, porque nos cuesta ver el parecido entre Durruti y Monseñor Rouco Varela, por poner un ejemplo )




Buscar
Archivos

Te encuentras en los archivos del blog Blog de Daniel Fernández para abril de 2009.

  • [+]2012 (57)
  • [+]2011 (150)
  • [+]2010 (73)
  • [+]2009 (51)
  • [+]2008 (53)
  • [+]2007 (49)
  • [+]2006 (48)
  • [+]2005 (18)
  • [+]2004 (12)


A FAVOR DE ESPAÑA Y DEL CATALANISMO

A FAVOR D'ESPANYA I DEL CATALNISME


Contador de estadsticas - Blog Daniel Fernndez