Archivo de agosto de 2009

Hay lecturas pendientes que son fuente de un cierto desasosiego: son aquellas que intuimos que probablemente no llegaremos a acometer. Pero de la misma manera que el paso del tiempo no siempre nos hace más seguros, pero sí más conscientes de las inseguridades de los otros; también el tiempo, que no es capaz de mitigar ese desasosiego ante las líneas que no llegaremos a leer jamás, nos enseña a disfrutar con un placer más intenso y duradero de aquellas lecturas pendientes que alcanzamos a poseer.

“El Danubio” de Claudio Magris es una de esas lecturas pendientes alcanzadas. Lo hemos recorrido con atenta emoción, más próximos al paisaje humanístico –y, en cierto modo autobiográfico- que al físico. El libro nos reafirma en nuestra simpatía hacia el “pathos defensivo” de los Habsburgo, “que tiende no a vencer sino a sobrevivir y no ama las guerras porque sabe, como sabía Francisco José, que las guerras se pierden.” Escrito antes de la trágica desmembración de Yugoslavia (¿Tito, el último habsburgo?) el libro es la historia de una civilización, la alemana, como todas, capaz de lo mejor y de lo peor, sobre una Mitteleuropa alemana-magiar-eslava-romana-hebrea-turca. Una parte fundamental e imprescindible de nuestra historia común europea

Ansiosos por reforzar nuestros vínculos danubianos, caemos en la tentación de subrayar una conexión desconocida: “En efecto, después de la reconquista de Temesvár, que el Príncipe Eugenio arrebató a los turcos en 1716, el general Mercy, sabio y emprendedor gobernador, desecó pantanos, repobló llanuras desiertas y llamó a inmigrantes de los más variados países; en 1734 la ciudad de Becskerck, estaba llena de catalanes que habían fundado en ella su Nueva Barcelona”. La conexión se refuerza al tener conocimiento de que la amable camarera que nos sirve el café con el que llegamos al Mar Negro en una terraza barcelonesa se llama Danubia. Evidentemente, le recomendamos la lectura del libro y si no se lo prestamos es porque no tenemos esa mala costumbre.

Este año se cumplen 150 años de la aprobación del “Plan Cerdà”. Aprovechando esta efemérides el Ayuntamiento y la Diputación de Barcelona han impulsado diversas iniciativas que bajo el rótulo común de Any Cerdà, pretender recuperar la memoria de su creador, Ildefons Cerdà, cuyo Eixample (Ensanche) constituye una parte central del alma de la Barcelona.

Cerdà es uno de los representantes más sobresalientes de una generación de catalanes y españoles que en el ecuador del siglo XIX se comprometieron con el reformismo progresista. Evolució desde el liberalismo progresista hasta el republicanismo, siempre con el horizonte puesto en el socialismo utópico. Una evolución que demuestra la fidelidad a unos ideales que explican porqué un ingeniero de Caminos, Canales y Puertos que formó parte durante toda su vida de la liberal Milicia Nacional fuera el autor de la relevante “Monografía estadística de la clase obrera.”

Cerdà dejó escrito en su Diario: “(…) Es decir, que soy a la vez revolucionario y conservador, reformista y tradicionalista a nombre del bien público que unos y otros desean. Y es porqué no se puede llevar a este desideratum común, ni por el camino obscuro y accidentado de la revolución, ni por el vehículo desconcertado del tradicionalismo.” Ildefons Cerdà fue al mismo tiempo un científico, uno de los fundadores del urbanismo, un visionario y un político práctico. Fue, por encima de todo alguien comprometido con el progreso, pero también con quienes vivían su cara más amarga: el naciente proletariado. Merece ser conocido y reconocido por una sociedad como la nuestra en la que el presente ha acabado por arrinconar el pasado y negar el futuro. Por esta razón nos apuntamos a la propuesta que Lluís Permanyer realizó el pasado 28 de mayo en La Vanguardia. El mejor colofón de este Any Cerdà debería consistir en erigirle un monumento en el cruce, hoy desaprovechado de la Gran Via de les Corts Catalanes y el Paseo de Gràcia. Han pasado 150 años y no vemos ninguna razón para demorarlo…

No volveremos a compartir este espacio con ustedes hasta el mes de de septiembre. Nos despedimos recordando y honrando la memoria de Diego Salvà y Carlos Sáez de Tejada, dos guardias civiles asesinados el pasado jueves en Palmanova (Mallorca) por ETA. No existe alternativa a la victoria de la democracia y la libertad frente al terror.




Buscar
Archivos

Te encuentras en los archivos del blog Blog de Daniel Fernández para agosto de 2009.

  • [+]2012 (57)
  • [+]2011 (150)
  • [+]2010 (73)
  • [+]2009 (51)
  • [+]2008 (53)
  • [+]2007 (49)
  • [+]2006 (48)
  • [+]2005 (18)
  • [+]2004 (12)


A FAVOR DE ESPAÑA Y DEL CATALANISMO

A FAVOR D'ESPANYA I DEL CATALNISME


Contador de estadsticas - Blog Daniel Fernndez