Archivo de octubre de 2009

Las ciudades, como las personas, nunca están acabadas. Y cuando lo están, es señal inequívoca de su transformación en cadáveres.

En el Madrid que pisamos, la finalización de las obras en la Puerta del Sol ha coincidido con el cierre de la Carrera de San Jerónimo para ampliar el parking del Congreso de los Diputados. A nosotros, las obras en plena calle, más allá de las inevitables molestias, nos parecen un síntoma de vida saludable. Los legisladores sorteamos zanjas con la alegría de quien forma parte de un escenario transformador en el que la ley la dictan los trabajadores y la maquinaria que, con destreza, manejan. Pura y contagiosa energía.

En el mundo –entendido también como escenario- Ortega y Gasset concibe la vida como tragedia o drama, aquello que el hombre hace y le pasa con las cosas.

En Madrid, el duelo entre Esperanza Aguirre y Mariano Rajoy por el control de Caja Madrid está a medio camino entre la tragedia griega y la comedia de Arniches. El espectáculo sería de primera, si no fuera por dos razones. En primer lugar, su carácter desigual: se enfrenta el descaro aristocrático de la maja madrileña con la renuncia melancólica del de Santiago de Compostela. Dos formas radicalmente distintas de entender la vida. En segundo lugar, porque los nivele de irresponsabilidad y obscenidad que ha alcanzado esta trifulca entre estos dos próceres de la derecha española –furibundos defensores de la despolitización de las Cajas de Ahorro y de un mercado sin interferencias partidarias- está poniendo en peligro la estabilidad de la cuarta institución financiera española en plena crisis económica global. ¿Es necesario añadir algo más?

Si las encuestas no se equivocan, el Frente Amplio será el claro ganador de las elecciones que se han celebrado hoy en Uruguay. La única incógnita que a estas horas no tiene respuesta es si su candidato a la Presidencia de la República, Pepe Mújica, superará el 50% de los sufragios, lo que le evitaría competir en una segunda vuelta.

El éxito de las experiencias de gobierno socialdemócratas en Uruguay (Tabaré Vázquez), Chile (Lagos y Bachelet) y, especialmente, Brasil (Lula de Silva) o la esperanza que supone la Administración Obama contribuyen a dejar en evidencia las limitaciones de la socialdemocracia europea en la que, más allá de algunas excepciones meridionales, resplandecen los agujeros negros de Francia, Alemania, Italia y, previsiblemente, Gran Bretraña.

No se trata sólo de ganar elecciones y gobernar. Se trata, en primer lugar, de presentar ante la sociedad europea un proyecto nítidamente reformista, solvente y capaz de generar seguridad ante el desastre económico y social al que nos han llevado el mercado sin control y el liberalismo salvaje. Sostiene hoy Paolo Flores d’Arcais en El País que este proyecto reformista ha de tener “como estrella polar el incremento conjunto de libertad y justicia (libertades civiles y justicia social). Lo compartimos. Como compartimos que “el haber olvidado la brújula del valor de la “igualdad” sin el que la izquierda pierde todo su sentido, está pasando ahora factura.” Lo que diferencia a la socialdemocracia de las opciones conservadoras democráticas es que para nosotros sin igualdad, la libertad acaba irremediablemente convertida en la coartada de un sistema de privilegios. Libertad para ser libres defendió Fernando de los Ríos ante Lenin. Y también igualdad para ser libres. Porque el miedo a la igualdad nos hace a todos menos libres.

Nota: El PSOE, en un acto celebrado ayer, devolvió el carné a Juan Negrín, Presidente del Gobierno durante la II República, y a otros 35 militantes (Julio Álvarez del Vayo, Ramón Lamoneda o Max Aub, entre ellos) expulsados en 1946. “El PSOE se equivocó” afirmó Alfonso Guerra . La justa rectificación llega tarde, pero llega felizmente, porque también el miedo a la verdad nos hace menos libres. “Resistir es vencer” clamaba Negrín . Y los hechos le han dado la razón, tanto en lo referente a su amada España, como a su persona: “el mejor estadista de la República”, en palabras de Alfonso Guerra, que nosotros compartimos sin titubear.

Una de las máximas satisfacciones que nos ha aportado nuestra democracia –y, especialmente, los últimos cinco años de Gobierno socialista- es la soltura y fruición que las derechas han adquirido en el ejercicio del derecho de manifestación. Contra el matrimonio homosexual, contra el proceso de paz o, ayer, sin ir más lejos, contra la reforma de la interrupción voluntaria del embarazo. No les quepa la menor duda: la conversión en entusiastas practicantes del derecho de manifestación de quienes lo negaron históricamente con todos los medios a su alcance es un éxito del que todos debemos enorgullecernos.

Lo lamentable es que la pericia que han ido adquiriendo en este terreno no encuentre causas más justas y razonables. En esta ocasión tampoco han estado especialmente acertados. No sólo se oponen a la reforma que impulsa el Gobierno, sino que pretenden, sin disimulo, derogar la ley en vigor para convertir el aborto en una actividad clandestina; objetivo, por cierto que Aznar –presente en la mani- no se atrevió ni a plantear durante su reinado. Y, además, tienen mala suerte. La manifestación ha coincidido con el archivo, por parte del Juzgado de Instrucción número 6 de Madrid, de las diligencias abiertas a la clínica Isadora de Madrid, acusada sin pruebas por dos agentes de la Guardia Civil de practicar abortos ilegales. Lo que el auto judicial no puede archivar es la persecución y la invasión del derecho a la intimidad sufridos, tanto por las mujeres, como por los profesionales de dicho centro. ¿Qué pretende la reforma ? Evitar que casos como éste vuelvan a repetirse a través de una ley de plazos equivalente a las existentes en la mayoría de países europeos. Una ley que ofrezca seguridad jurídica a las mujeres que toman la difícil y dura decisión de abortar y a los profesionales que las atienden. Una ley que ponga punto y final a los atropellos y a la criminalización de las mujeres que ejercen su derecho, igual que otros ejercitan el de manifestarse.

“Siento preocupación, pena y asco” afirmó el pasado sábado en la Cadena SER Antonio Basagoiti, Presidente del PP vasco, refiriéndose a la trama de corrupción que atraviesa al PP, conocida como caso Gürtel. Nosotros no sentimos plenamente identificados con el líder de los populares vascos cuando subraya la cruel injusticia, la indecencia que supone que convivan en la actividad política quienes están para servirse de ella –acumulando dinero, trajes, pelucos de 20.000 euros o coches de lujo- con quienes se juegan la vida cada día por defender la libertad y la democracia en cualquier lugar del País Vasco. Pues eso: preocupación, pena y asco.

Pero no nos dejemos engañar. Más allá de los Bigotes, Albondiguillas, Don Vitos o Curitas, la metástasis Gürtel es una hija del aznarato. Todos ellos –y muchos más- tuvieron un papel protagonista en el bodorrio de la hija en El Escorial: en aquella demostración sin complejos de poderío que supuso el punto álgido y el inicio del declive de la aznaridad.

En Cataluña, también hemos tenido bodas de postín. Sin ir más lejos, Félix Millet, Presidente-esquilmador del Palau de la Música, pagó con fondos de la entidad las bodas de sus dos hijas. Tan sólo en la de su hija menor se esfumaron 60.000 euros. En la ceremonia religiosa, celebrada en Santa María del Mar, las voces las pusieron el Cor de Cambra del Palau de la Música. Sus miembros fueron tratados durante décadas por Félix Millet como unos parias sin derecho ni a la seguridad social. Y es que, aunque no esté de moda decirlo, tanto en la trama Gurtel, como en el saqueo del Palau de la Música, bodas incluidas, no sólo hay choriceo, hay -y mucho- de prepotencia, clasismo e impunidad de los de arriba frente a los de abajo.

Viernes, 2 de Octubre. Asistimos a la presentación, en el Hogar Centro Castellano y Leonés de Barcelona, del libro “El arranque de Castilla y León”, en el que el socialista Demetrio Madrid, primer Presidente de Castilla y León, nos descubre los cimientos de la construcción de esta Comunidad Autónoma. La presentación corre a cargo de Óscar López, Secretario General del PSCL-PSOE, líder de una nueva generación de socialistas castellanos y leoneses que no se resignan a aceptar que su tierra sea la única Comunidad Autónoma española que pierde población año tras año. Castilla y León necesita un nuevo arranque. Y Óscar López, que ha sabido conectar con la generación de Demetrio Madrid, tiene la determinación, el coraje y las ideas para hacerlo realidad.

“Demetrio Madrid es un monumento vivo a la ética en la política” nos recuerda Óscar López. Así es. Demetrio Madrid renunció a la Presidencia de Castilla y León para que las nacientes instituciones autonómicas no se vieran afectadas por su imputación en un procedimiento judicial laboral que acabó en nada. Pero Madrid es también un antídoto contra aquellos que pretenden hacernos creer que las patrias eliminan las diferencias sociales, la izquierda y la derecha: contra aquellos que hacen –y deshacen- política conjugando la Cataluña oprimida contra la Castilla opresora, o la Castilla esquilmada contra la Cataluña egoísta. No hay nada más parecido a un nacionalista catalán de derechas que un castellano de derechas supuestamente no nacionalista.

Finalmente, no podemos y no queremos obviar que Demetrio Madrid fue una de las primeras víctimas injustas de una cierta manera de entender la competición política: la de una derecha que utilizó Castilla y León como plataforma para extender sus tentáculos por Madrid y Valencia sin complejos y con bigotes.

Nota: Tan sólo una hora antes del inicio del acto, supimos que Río de Janeiro será la sede de los Juegos Olímpicos del 2016. Madrid –y detrás de ella, toda España- ha hecho un gran papel del que nos sentimos orgullosos. Y puestos a ser derrotados –con barcos y con honnra- no se nos ocurre mejor ganador que Río de Janeiro, encabezando un continente que forma parte de nosotros.

Dimarts passat, 29 de setembre, la Vicepresidenta del Govern, Elena Salgado, va presentar al Congrés dels Diputats, el Projecte de Pressupostos Generals de l’Estat per al 2010. El debat d’aquest projecte centrarà l’activitat parlamentària durant els propers mesos.

El Govern ha elaborat uns Pressupostos per a combatre la primera crisi econòmica de la globalització. Per això ha apostat per uns pressupostos austers, que impulsen el canvi de model productiu, compromesos amb la protecció social i orientats cap a un horitzó d’equilibri dels comptes públics.

Els Pressupostos suposen un esforç d’austeritat sense precedents: la despesa no financera es redueix en un 3,9% respecte al 2009 i els Ministeris redueixen les seves partides no prioritàries en un 5,4%. Però aquesta austeritat es fa compatible amb l’esforç per a mantenir la inversió en terrenys en què ens hi va bona part del canvi de model productiu que el nostre país necessita: infraestructures (24.006 milions d’euros), educació (3.089 milions d’euros) i R+D+i (7.946 milions d’euros).

Mantenir la cohesió social –un objectiu del qual alguns no volen ni sentir a parlar- és una obligació per a qualsevol govern socialista, i encara més en temps de profunda crisi econòmica. Per això les partides de protecció social –dependència, pensions i atur- són prioritàries en aquest pressupost. La despesa social representa el 51,6% de la despesa total pressupostària.

Paga la pena posar alguns exemples concrets del que impliquen aquestes polítiques socials: 288.000 catalans es beneficiaran d’un increment de les pensions mínimes d’una mitjana del 4%; 186.000 catalans (7.300 més que al 2009) seran beneficiaris d’una beca; 83.000 famílies rebran l’ajuda de 2.500 euros per naixement o adopció d’un fill; 21.600 joves catalans tindran la seva renda bàsica d’emancipació per accedir a un habitatge…Podríem continuar.

Amb l’objectiu de mantenir l’esforç inversor i la cohesió social i, alhora, orientar els nostres comptes públics cap a un horitzó d’equilibri, els Pressupostos incorporen un esforç fiscal moderat i solidari que significarà un ingrés addicional de gairebé 11.000 milions d’euros. Així, el dèficit per al 2010 de l’Administració Central se situa en un 5,4%.

En clau específicament catalana, no podem obviar que som davant uns pressupostos que tornen a complir escrupolosament amb la Disposició Addicional Tercera de l’Estatut: al 2010 les inversions en infraestructures arribaran als 4.447 milions d’euros, per continuar responent al dèficit d’inversions que vam patir durant els anys de govern de CiU i el PP. Com tampoc no podem obviar que aquest pressupost incorpora la millora del nostre finançament d’acord amb les previsions estatutàries, i posa fi, d’aquesta manera, a l’injust model que Mas i Aznar van pactar com a definitiu.

Evidentment, tot projecte és millorable. Els socialistes treballarem amb l’objectiu d’incorporar-hi aportacions d’altres grups polítics a través del diàleg, la negociació i, si és possible, l’acord. El que es fa difícil d’entendre és que algú que aspira a governar -el PP- sigui incapaç de presentar cap alternativa creïble i solvent a aquests pressupostos. I el que resulta inexplicable és que CiU prefereixi situar-se al costat del PP, abans que treballar braç a braç amb els Governs d’Espanya i Catalunya per a guanyar la batalla a la crisi econòmica. Potser únicament estan interessats en altres batalles. Nosaltres ens mantindrem al costat de les persones.

Daniel Fernández
Diputat del PSC. Portaveu adjunt del Grup Socialista al Congrés dels Diputats

Article publicat avui al setmanari Dossier Econòmic




Buscar
Archivos

Te encuentras en los archivos del blog Blog de Daniel Fernández para octubre de 2009.

  • [+]2012 (57)
  • [+]2011 (150)
  • [+]2010 (73)
  • [+]2009 (51)
  • [+]2008 (53)
  • [+]2007 (49)
  • [+]2006 (48)
  • [+]2005 (18)
  • [+]2004 (12)


A FAVOR DE ESPAÑA Y DEL CATALANISMO

A FAVOR D'ESPANYA I DEL CATALNISME


Contador de estadsticas - Blog Daniel Fernndez