Archivo de diciembre de 2009

Si a menudo se hace difícil entender –y, todavía más, opinar- sobre aquello que sucede a nuestro alrededor ¿es prudente hacerlo sobre otras realidades, otro país, del que nos separan miles de kilómetros y un océano? No lo es. Y, sin embargo, nuestro afecto por Bolivia nos obliga a hacerlo.

La Corte Nacional Electoral de Bolivia hizo público el pasado martes los resultados oficiales de la elección nacional y los referendos sobre autonomías realizados el pasado 6 de diciembre. Con una participación del 94,5% (sí, no es un error,¡94,5%!) Evo Morales consiguió la reelección con un 64,22% del total de votos. Manfred Reyes alcanzó el 26,46%, mientras que Samuel Doria no superó el 5,65%. El partido del Presidente Morales obtuvo, además,
26 de los 36 miembros de la Cámara de Senadores y 88 de los 130 de la Cámara de Representantes. La victoria de la alianza gubernamental ha sido inapelable e incuestionable: venció en seis de los nueve departamentos –en el de La Paz alcanzó el 80%- y en los tres que perdió no bajó del 37% -Beni-.

Un resultado tan abultado no se consigue sin una oposición incapaz de presentar una alternativa creíble afirmarán algunos. Y es cierto. Pero tampoco se alcanza sin una valoración positiva del trabajo realizado y una identificación mayoritaria con el proyecto que encarna Evo Morales. Por cierto, un trabajo realizado que ofrece un saldo económico nada despreciable: en los últimos seis años el PIB de Bolivia se ha duplicado; este año su crecimiento será el mayor de América, y el ingreso per capita, que era inferior a 1.000 dólares en el 2003, se sitúa hoy por encima de los 1.400 dólares.

El amplísimo respaldo obtenido supone también un aumento de la responsabilidad del Presidente Morales. Queda mucho por hacer y muchas contradicciones que superar: la lucha contra la pobreza sigue siendo el primer objetivo nacional, y la capacidad de integrar institucional y políticamente a todos los bolivianos y a todos los territorios requerirá capacidad de diálogo y una generosa visión de Estado.

El Presidente Morales se merece el respeto que no siempre ha tenido desde determinadas tribunas ideológico-comunicativas. Y el pueblo boliviano se merece que sus responsables políticos sepan aprovechar esta oportunidad para progresar sumando, para unir por encima de las legítimas diferencias.

En abril del 2006, Wen Jiabao, primer ministro chino, anunció en Nueva Delhi que “India y China son la clave para que sea posible un siglo asiático”. No estamos en condiciones de afirmar si el siglo XXI será un siglo asiático. Pero arriesgamos muy poco si nos aventuramos a decir que será más asiático que el siglo XX.

En la Cumbre de Copenhague sobre el Cambio Climático, China, apoyada por países amigos, como India, Brasil y Sudáfrica, ha jugado un papel central para que la misma haya acabado con un acuerdo político de mínimos, jurídicamente no vinculante. Su negativa a aceptar el control sobre los recortes de emisiones en su territorio ha sido, sin duda alguna, determinante. Frente a quienes no desaprovechan ninguna ocasión para cuestionar a Obama, el Presidente de los Estados Unidos tuvo la voluntad y la habilidad de que Copenhague no supusiera dar “dos pasos atrás”¿Y Europa? Debemos sentirnos razonablemente satisfechos: aportamos una posición homogénea y ambiciosa. Y al mismo tiempo, preocupados: hemos de ser más fuertes para que nuestras posiciones, cuando son acertadas y cosmopolitas, sean más tenidas en cuenta.

Si la memoria no nos falla, Diógenes fue la primera persona que se consideró a sí mismo ciudadano del mundo,“kosmou polites”. El cosmopolitismo y su variante proletaria, el internacionalismo, cotizan a la baja en la era de la globalización. Conocedores como somos de esta paradójica realidad, a la que no nos resignamos, el decepcionante resultado de la Cumbre de Copenhague, finalizada ayer, no debería causarnos ni exagerada sorpresa ni excesiva decepción. Y sin embargo, nos las ha causado. El fracaso de Copenhague es una mala noticia para Diógenes. Porque para que se multipliquen los ciudadanos del mundo, se requiere inexcusablemente la existencia del mundo, condición necesaria a la que hasta ahora, tal vez no habíamos prestado la suficiente atención.

Recogida de firmas altamente sofisticada y mediática, sin duda alguna, pero recogida de firmas, al fin y al cabo. Responder a esta pregunta nos llevaría a una reflexión extensa y serena sobre el valor -y la banalización- de las palabras y los conceptos en nuestra sociedad. Lo apuntamos como tarea pendiente y, mientras tanto, aceptamos consulta. Para que nos entendamos…

Se están celebrando hoy consultas en 166 municipios de Catalunya. Son consultas independentistas convocadas por organizaciones y asociaciones independentistas a las que acudirán a votar ciudadanos independentistas. Son, en consecuencia, una iniciativa legítima que recogerá la opinión de una parte de los catalanes. Se realizan respetando la ley y en un clima de normalidad. Respetarlas y respetar a quienes las organizan y participan en las mismas es la única actitud democráticamente aceptable. Es el mismo actitud que tienen –no nos cabe la menor duda- los activistas independentistas hacia quienes, no siendo independentistas, como es nuestro caso, no se nos pasaría por la cabeza participar en una iniciativa pensada para recontar independentistas.

Nos parece más discutible que esta iniciativa cuente con el apoyo entusiasta de la CiU de Artur Mas y Felip Puig. No cuestionamos su decisión de practicar la gimnasia independentista este fin de semana. Están en su derecho y deben pensar que les será muy beneficioso para su salud electoral. Pero cuando defender el Estatut del 2006 es el objetivo que compartimos la mayoría de la sociedad catalana, es una mala noticia que uno de los partidos protagonistas del mismo se apunte a una iniciativa que alimenta a los enemigos de nuestro autogobierno. Con su actitud de irresponsable frivolidad, Artur Mas genera desconfianza y debilita la cohesión de la mayoría política y social que apoya el Estatut. Al paso que vamos, dentro de poco habrá en Catalunya más independentismos que independentistas…

No es cierto que siempre se mueran los mejores. También los peores pasan, tarde o temprano, por ese trance; sin duda alguna, el más radicalmente igualitario. Lo que ocurre es que cuando nos abandona uno de los mejores, la muerte se nos antoja radicalmente injusta. Igualdad no es sinónimo de justicia, ni siquiera para quienes concebimos la igualdad como el valor determinante de nuestro compromiso político.

Jordi Solé Tura es uno de los mejores. Hay que vencer un cierto pudor para escribir sobre uno de los grandes, tan sólo unas horas después de su fallecimiento. Hay que hacerlo con modestia, pero no podemos dejar de hacerlo. Tuve la inmensa suerte de conocerlo como Decano de la Facultad de Derecho de la Universidad de Barcelona. ¡Cuanta inteligencia y paciencia derrochada con un representante estudiantil militante en el oficialismo socialdemócrata! Pero fue algunos años después, acompañándolo como candidato a diputado a Cortes por el PSC, cuando fui definitivamente cautivado por su humanidad, su sentido del humor, su firmeza dialogante, su natural modestia. Unas cualidades que le servían para desmenuzar con cirugía láser una determinada controversia, para evocar sus jóvenes paseos y sueños por los alrededores de Mollet del Vallés o para comentar con su joven acompañante la lectura que éste acababa de realizar de “Catalanisme i revolució burguesa”.

“Nobleza es la primera palabra que me viene a la cabeza cuando pienso en la persona y la figura política de Jordi Solé Tura” ha escrito el President Montilla en La Vanguardia. Y generosidad, nos añade un amigo. Coincidimos. ¡Nobleza y generosidad en los tiempos que corren!. Ciertamente, Jordi Solé Tura nos ha dicho definitivamente adiós cuando más lo necesitábamos. Lean “Una historia optimista”. Sus nobles y generosas memorias.

(En el AVE, camino de Madrid, para celebrar en el Congreso de los Diputados el aniversario del Referéndum constitucional. Uno de los días más felices de la vida de Jordi Solé Tura y del pueblo español que él supo representar como pocos)




Buscar
Archivos

Te encuentras en los archivos del blog Blog de Daniel Fernández para diciembre de 2009.

  • [+]2012 (57)
  • [+]2011 (150)
  • [+]2010 (73)
  • [+]2009 (51)
  • [+]2008 (53)
  • [+]2007 (49)
  • [+]2006 (48)
  • [+]2005 (18)
  • [+]2004 (12)


A FAVOR DE ESPAÑA Y DEL CATALANISMO

A FAVOR D'ESPANYA I DEL CATALNISME


Contador de estadsticas - Blog Daniel Fernndez