Archivo de enero de 2010

Mezclar autores con obras, creadores con creaciones, resulta mucho más dañino que mezclar churras con merinas. De Mariano José de Larra, creador de la prosa periodística moderna en nuestro país, nos interesa -¡ y de qué manera!- Fígaro, su obra. Pero si tuviéramos que disfrutar de un agradable y dialogado paseo por los alrededores de la Plaza Mayor preferiríamos la compañía de Mesonero Romanos. (Uno de aquellos milicianos liberales que, en palabras de Vázquez Montalbán, estaban “dispuestos a defender la Constitución liberal, si no hasta el último aliento, sí hasta que suene el primer disparo)

Nieva en Madrid. Nos refugiamos en la Biblioteca Nacional. Y nos damos de bruces con una atractiva exposición: “Larra. Fígaro de vuelta. 1809-2009” que nos presenta de forma equilibrada, sin artificiales componendas, a Larra y a Fígaro.

Sin embargo, hemos de reconocer que, por unos instantes, la contemplación del retrato de Dolores Armijo, obra de José Gutiérrez de la Vega, nos aleja de Fígaro y nos acerca, irremediablemente a Larra. La mirada morena de esta hermosa joven sevillana que al decidir volver con su marido y dar carpetazo a su relación con Larra, precipitó su suicidio -¡ A los veintiocho años!- , tiene la seguridad, la fortaleza, la determinación que éste nunca llegaría a adquirir.

En algún lugar hemos leído que Dolores Armijo perdió la vida pocos meses después al naufragar el navío que le llevaba a las Filipinas donde estaba destinado su marido, José Cambronero. Un fatal accidente que los seguidores de Larra consideran un acto de justicia y que los devotos de Fígaro, en cambio, sostenemos que fue innecesario y que –después de haberla conocido- no dudamos en calificar de cruel.

Invitados por la Fundación Ideas para el Progreso participamos el pasado viernes en un interesante seminario entorno a Ludolfo Paramio y su libro, recientemente publicado, que tiene como título: “La socialdemocracia”.

Paramio ha tenido el acierto de condensar en este ensayo una atractiva síntesis histórica de la socialdemocracia –de movimiento obrero a modelo de sociedad, pasando por los partidos socialdemócratas- y un sugerente análisis de los desafíos que actualmente tenemos los partidarios de la democracia social. Lo recomendamos sin reservas.

A nosotros que somos socialdemócratas por temperamento, el paso de los años nos ha confirmado una intuición –una revelación laica- que tuvimos en plena adolescencia: la socialdemocracia –junto a la democracia cristiana y al liberalismo democrático/progresista- constituye una de las ideologías -y tradición política- que menos dolor, penurias, tragedias e injusticias ha causado a la humanidad; que menos inhumanidades le ha infringido al ser humano. Y esta afirmación que hace treinta años nos parecía relevante, hoy, treinta años después, la consideramos concluyente y decisiva.

Mientras tanto, hemos asistido a la caída del Muro de Berlín (1989), de un comunismo que nos tildaba de paniguados (en el mejor de los casos) o socialtraidores (en el peor). Y hemos comprobado (2007) cómo hacía aguas el “fundamentalismo del mercado” para quien la socialdemocracia era sinónimo de vetusto e ineficaz intervencionismo público. Nosotros aquí seguimos. Imperfectos, incompatibles con el dogma, mal dotados para la épica. Pero cada vez más resueltos a no retroceder hacia el pasado. Más decididos a no sacrificar ni un ápice de nuestro presente en el altar de un idílico futuro. Una propuesta, como pueden comprobar, madura y ambiciosa para los tiempos que corren.

Hay tragedias que no pueden reducirse ni a una imagen ni a una cifra. Tragedias que requieren volver a llenar de sentido las palabras. Haití, que en 1804 se convirtió en la primera república negra independiente tras vencer al ejército napoleónico, ha concentrado a lo largo de dos siglos todo el dolor de dos continentes.

Ahora, la catástrofe que, en forma de terremoto, ha barrido el país ha apiñado sobre el pueblo haitiano todo el dolor y la desesperación de la humanidad. Concentrar en Haití voluntades, medios y solidaridad es tarea nuestra. “Ustedes no serán olvidados, no serán dejados en el desamparo” (Obama) “Es una ocasión para ayudar al país a acabar con la maldición (Sarkozy). Manos a la obra. Los descendientes de quienes fueron el segundo país de América en independizarse y el primero del mundo en abolir la esclavitud se merecen que el mundo (nosotros) hagamos lo posible para que salgan, de una vez por todas, de la esclavitud de una realidad que ni ellos ni nadie se merecen.

Así como las experiencias personales traumáticas, extremas y dolorosas suscitan en quienes las padecen la necesidad de plantearse el sentido y el destino de sus vidas (Perder a un ser querido, superar una grave enfermedad o sobrevivir milagrosamente a un accidente suele ser el punto de partida hacia un tipo de vida diferente. Ni mejor, ni peor. Simplemente, diferente). ¿Llegará el día en el que las experienecias similares que afectan a nuestros congéneres producirán en nosotros efectos similares? En cualquier caso, tragedias como las de Haití nos obligan a actuar en la medida de nuestras posibilidades -y no sólo a compulgirnos-. Pero también nos invitan a hacer un alto en el camino y respirar hondo.

¿Qué es la civilización, en realidad, sino la eliminación de los argumentos del caníbal chovinista en el trato social y político?

Josep Pla

Dos ciudadanos supuestamente autóctonos de Rosarno, en la italiana Calabria, dispararon e hirieron con una pistola de aire comprimido a dos inmigrantes africanos el pasado jueves. Como consecuencia de esta salvajada racista, cientos de jóvenes inmigrantes africanos que trabajan –es una manera de decir que son explotados y viven en condiciones inhumanas- en la pujante agricultura local protagonizaron una revuelta que arrasó diferentes calles de la ciudad. Palizas, atropellos y nuevos disparos contra los temporeros africanos se sucedieron a lo largo de la misma. Dos de ellos, que fueron apaleados, están actualmente hospitalizados en estado grave.

“Bajo la delgada corteza de la civilización, murmuran las voces primarias”. En Rosarno las voces primarias no se han conformado con murmurar, tal y como afirmaba John Buchan. Allí las voces del odio han dado un paso más y se han transformado en agresiones y en violencia racista.

Dadas las dificultades que tienen nuestras sociedades para acordar hacia dónde queremos ir, tal vez valga la pena dedicar más esfuerzos a dialogar y acordar hacia dónde nos negamos rotundamente a retroceder. No crean que es un objetivo carente de ambición. Las voces primarias son muchas, diversas y hasta contradictorias. De lo que se trata no es de tener nuevos sueños, sino evitar que vuelvan a reproducirse pesadillas que ya hemos padecido de forma reiterada. No repetir errores, injusticias y tragedias del pasado. ¿Es concebible una utopía más razonable para este siglo XXI ? A nosotros, después de darle algunas vueltas, no se nos ocurre ninguna.

El 2009 es historia. En el terreno de la aplicación del Estatut de Cataluña ha acabado con un relevante acuerdo entre el Gobierno de España y el de Cataluña que convierte a éste en la autoridad de las cercanías ferroviarias de Barcelona a partir de hoy. La Generalitat planificará y gestionará el servicio, decidirá las frecuencias de paso, las tarifas y los horarios, formalizará los contratos de gestión con las empresas operadores, definirá los niveles objetivos de calidad e inspeccionará el servicio.

Que las cercanías ferroviarias se gestionen desde la cercanía nos parece razonable. Gestionar las cercanías de Barcelona desde Madrid siempre nos pareció tan absurdo como gestionar las de Madrid desde Barcelona. Ahora deberemos demostrar que progresivamente –los milagros no existen- el servicio ferroviario se mejora en cantidad y en calidad desde una proximidad que nunca hemos entendido como un fin en sí mismo, sino como un medio especialmente útil.

Hay que reconocer que, hasta donde sabemos, la reacción del neocentralismo conservador ha sido esta vez más tibia que en otras ocasiones. Ciertamente, el discurso del “se rompe España” por traspasar las cercanías ferroviarias de Barcelona no era fácil de articular. En cambio la CiU del señor Mas no nos ha decepcionado. Durante 23 años de gobierno –que se dice pronto- CiU ni quiso, ni pudo, ni supo negociar un traspaso que estaba en el Estatut de 1979. Y ahora que el Gobierno del President Montilla lo ha hecho realidad, Mas se pone estupendo y nos dice que se está incumpliendo el Estatut Ya saben ustedes que para todo nacionalista catalán que se precie, el Estatut sólo se cumple cuando ellos gobiernan Cataluña. ¡Incluso cuando se incumple durante 23 años!




Buscar
Archivos

Te encuentras en los archivos del blog Blog de Daniel Fernández para enero de 2010.

  • [+]2012 (57)
  • [+]2011 (150)
  • [+]2010 (73)
  • [+]2009 (51)
  • [+]2008 (53)
  • [+]2007 (49)
  • [+]2006 (48)
  • [+]2005 (18)
  • [+]2004 (12)


A FAVOR DE ESPAÑA Y DEL CATALANISMO

A FAVOR D'ESPANYA I DEL CATALNISME


Contador de estadsticas - Blog Daniel Fernndez