Archivo de febrero de 2010

Los últimos datos del Observatorio sobre Racismo del Ministerio de Trabajo e Inmigración constatan un cierto incremento de las personas que juzgan de forma negativa el fenómeno de la inmigración. No hace falta ser un experto, ni tener una alta dosis de intuición, para relacionar el incremento del rechazo a los inmigrantes con la crisis económica y el desempleo.

La integración en nuestro país de 4,5 millones de personas en la década 2000-2010 ha sido, a la vez, causa y consecuencia de nuestro crecimiento económico y social. ¿Seremos capaces de mantener este milagro de convivencia en nuestros barrios y ciudades en el contexto de esta grave crisis económica? ¿Tendremos la destreza, desde las administraciones y desde nuestra condición de ciudadanos, para dar respuesta eficaz y serena a los problemas que, inevitablemente, van a ir apareciendo? ¿Tendremos la valentía para combatir y no dejarnos contaminar por quienes pretender construir su futuro político sobre el miedo, la inseguridad y el odio? Éstas son, no lo duden, algunas de las preguntas más importantes que estamos obligados a responder, con palabras y hechos, de forma afirmativa.

Salt es un municipio de más de 25.000 habitantes próximo a la ciudad de Girona que alcanzó el 43% de población inmigrante a finales del 2009. La tasa de paro triplica la media catalana y entre los inmigrantes se sitúa entre el 40% y el 50%. ¿Hace falta añadir algo más para comprender el porqué de los sucesos que se han ido sucediendo en Salt durante las últimas semanas?

Salt cuenta con una sociedad civil compuesta por autóctonos e inmigrantes que trabaja para que no se levanten muros entre comunidades. Y tiene al frente a una magnífica alcaldesa, Iolanda Pineda, que ha cogido el toro por los cuernos y que hace tiempo nos anunció que “Salt es el laboratorio de la Cataluña del futuro en el tema de la inmigración”. Pues bien, el presente ha atrapado al futuro. Y en este presente a nosotros nos toca dar la cara, al lado de la alcaldesa y los ciudadanos de Salt.

No es aconsejable visitar ARCO (la Feria de Arte Contemporáneo) al galope. Si además se hace con atuendo de diputado, uno puede llegarse a sentir tan integrado en el ambiente como lo estaría un corredor de la bolsa de Tokio en una fiesta campestre en un cantón suizo.

En el stand de El País nos damos de bruces con algunas de las últimas fotografías de Alberto García-Alix. Con García-Alix nos pasa lo mismo que con Luz Casal: nuestra fatal identificación con sus primeras creaciones supone, al mismo tiempo, un poderoso estímulo y un obstáculo mayúsculo para acompañarles en su posterior evolución.

¡Claro que nos asaltan preguntas! ¿Por qué los sueños, tal vez la muerte, sólo se apoderan de bosques, edificios o cielos y nunca de personas? ¿Por qué solo su autorretrato parece contradecir la pregunta anterior? ¿Por qué se ilumina la mirada de Amy Chang y no sus silenciosos labios? En esas estamos cuando, huidos del sand de la Comunidad de Madrid, vienen a rescatarnos “Los irreductibles”, ¡Se acabó el tiempo! ¡No más preguntas! Sólo la vida, desnuda y bizarra, mirando de frente a la cámara.

La paradoja está servida: cuanto más nos esforzamos en recuperar nuestro pasado, más dificultades tenemos para recordar lo que fue presente hace cuatro días. Permítanme dos ejemplos:

1) Cuando a finales del año pasado el Gobierno propuso un suave incremento de la presión fiscal para empezar a dar respuesta al elevado déficit público, diferentes expertos y opinadores criticaron duramente la medida desde multitud de tribunas y medios de comunicación: ¡era una temeridad retirar antes de tiempo los estímulos a la demanda!
Cuando unas semanas más tarde el Gobierno propone un plan de austeridad que supone recortar 50.000 millones de euros ¿qué nos llega de esas mismas tribunas? El silencio.

2)Durante meses la oposición se ha entusiasmado con la idea de que España seguía en recesión, mientras el resto de países europeos comenzaba a salir de la crisis. Hoy sabemos que en el último trimestre del 2009, el PIB español retrocedió un 0,1%, la misma exigua cifra en la que se incrementó el PIB de la Unión Europea. Alemania –y ésta es una mala noticia para todos-, que llegó a crecer 0,7 en el tercer trimestre del 2009, se estancó en un crecimiento cero durante el cuarto. La crisis tiene especificidades nacionales –en nuestro caso la crisis inmobiliaria y el elevado paro-, pero es profunda y global. ¿Dónde están ahora los gráficos comparativos de hace tan sólo unas semanas que hacían las delicias de nuestra patriótica derecha?

No lo duden: la desmemoria del presente puede llegar a tener consecuencias tan nefastas como la del pasado.




Buscar
Archivos

Te encuentras en los archivos del blog Blog de Daniel Fernández para febrero de 2010.

  • [+]2012 (57)
  • [+]2011 (150)
  • [+]2010 (73)
  • [+]2009 (51)
  • [+]2008 (53)
  • [+]2007 (49)
  • [+]2006 (48)
  • [+]2005 (18)
  • [+]2004 (12)


A FAVOR DE ESPAÑA Y DEL CATALANISMO

A FAVOR D'ESPANYA I DEL CATALNISME


Contador de estadsticas - Blog Daniel Fernndez