Archivo de febrero de 2011

Una visión desenfocada de Euskadi

En la sociedad vasca no existen dos comunidades enfrentadas ni una tiene sometida a la otra

EL PERIÓDICO, 26.02.2011

Parece que en la televisión catalana se ha difundido un documental que presenta los problemas de la política vasca como si fueran iguales a los que se dieron en Irlanda del Norte o en Suráfrica. Los procesos que condujeron a la paz -aunque no necesariamente a la solución de los problemas que afectan a ambas sociedades, la norirlandesa y la surafricana, si bien la violencia terrorista y el apartheid han desaparecido- son ejemplos que debiera seguir la política vasca para llegar al mismo puerto.

Aunque hoy ya nadie lo repita, durante mucho tiempo la afirmación de que todos los problemas relacionados con el terrorismo siempre han acabado mediante la negociación política ha sido uno de los dogmas de la corrección política, especialmente de la progresista. Por eso era necesario buscar referencias históricas que reforzaran la argumentación. Por eso la propia ETA y Batasuna han buscado con ahínco la internacionalización del problema vasco. Por eso el Ulster y Suráfrica, especialmente el Ulster, han sido la matriz de la que los vascos debían aprender. Y por eso al final del proceso junto con la paz debía darse la reconciliación: debemos aprender de Soweto llegó a aconsejarnos el lendakari Ibarretxe.

A lo largo del último año ETA y Batasuna han redoblado sus esfuerzos en la internacionalización del problema vasco. Olvidado ya el sacerdote Alec Reid, ahora son los mediadores y/o facilitadores internacionales los que han asumido la función de presentar la cara internacional del problema vasco, que parece que es la forma de ser internacional de Euskadi. Coordinados por Brian Currin, aparecen y desaparecen de las páginas de los medios vascos de comunicación. Últimamente hemos podido leer que este señor va a explicar a los parlamentarios británicos lo que está sucediendo en Euskadi -espero que el Gobierno británico tenga el buen sentido de consultar con el embajador de España en Londres-.

No tendría mayor importancia todo esto si en lugar de cantar como lo hacíamos de niños aquello de «un inglés vino a Bilbao», ahora sea un surafricano el que lleva el conocimiento del País Vasco a Gran Bretaña y a su Parlamento, si detrás de esta internacionalización no existiera una falsificación en toda regla de la situación de la sociedad vasca, que, para los propagandistas de la Euskadi internacional, se parecería a la situación del Ulster, donde se encontraban enfrentadas, y aún siguen separadas, dos comunidades, una de las cuales además había sido tradicionalmente sometida a la otra. O se parecería a la situación de Suráfrica tras la superación del apartheid: necesitada de reconciliación entre blancos y negros, entre los afrikáners y los negros sometidos, segregados y oprimidos.

Pero nada de eso se produce en la sociedad vasca. En la sociedad vasca no existen dos comunidades enfrentadas como en el Ulster, ni una de ellas mantiene sometida a la otra negándole el acceso al poder, a la economía, a la cultura. Menos aún se puede comparar la situación de Euskadi y de la sociedad vasca con la de la Suráfrica necesitada de superar el conflicto entre comunidades creado por el apartheid: es ridículo pensar que el nacionalismo que ha gobernado desde el advenimiento de la democracia hasta hace dos años en Euskadi conforme una comunidad que esté sometida a la comunidad no nacionalista.

El problema vasco no radica en el llamado por el nacionalismo conflicto vasco, sino en la dificultad que manifiesta el nacionalismo para entender el pluralismo estructural de la sociedad vasca, y para extraer las consecuencias debidas de dicho pluralismo. En nombre de esa dificultad ha matado ETA. En nombre de esa dificultad el lendakari Ibarretxe planteó su famoso plan en sus distintas versiones. En nombre de esa dificultad, campaña electoral tras campaña, el PNV plantea la necesidad de votar a los de aquí -a los nacionalistas- y no a los de allí -a los vascos que no son nacionalistas-. En nombre de la misma dificultad puede el diputado general de Vizcaya afirmar que los vascos son trabajadores como las hormigas, mientras que los españoles -categoría que incluye, según el nacionalismo vasco, a todos los vascos que no son nacionalistas como ellos- son perezosos como las cigarras.

Al final resulta que el nacionalismo en su conjunto apuesta casi siempre por internacionalizar la política vasca, el conflicto vasco, porque crea dentro de la sociedad vasca no nacionales, extranjeros, porque convierte a la sociedad vasca, cuyo pluralismo no puede ni entender ni aceptar políticamente en todas sus consecuencias, en una sociedad internacional, en la que unos, los nacionalistas, son los vascos de verdad, mientras que los otros son simplemente españoles, no vascos, no nacionales, ergo, internacionales.

La realidad es, sin embargo, muy otra: el verdadero problema de la política vasca ha sido y es la existencia de la violencia terrorista, la incapacidad de la izquierda nacionalista, ahora bajo el nombre de Sortu, para condenar la historia de terror de ETA, un terror nacido de la visión mutilada, jibarizada, excluyente y unilateral de la sociedad vasca, en la que no tenían, ni tienen, cabida los que no se sienten exclusivamente nacionales vascos como pretenden ellos.

Joseba Arregi, Presidente de Aldaketa (Cambio para Euskadi).

Daniel Fernández diu al líder de CIU que “hauria de ser més respectuós amb els catalans que, com la Ministra de Defensa, ens definim com catalanistes i d’esquerres i, al mateix temps, ni som ni pretenem ser nacionalistes”

El portaveu adjunt del Grup Parlamentari Socialista al Congrés dels Diputats, Daniel Fernández, ha lamentat avui “profundament” constatar que “durant els últims dies s’ha produït un increment del nerviosisme així com un accentuació de les obsessions de Josep Antoni Duran i Lleida”. “Potser l’origen d’aquesta preocupant evolució estigui en la rectificació que el President Mas el va obligar a fer per a solucionar el greu problema que Duran i Lleida havia creat gratuïtament a la nostra indústria automobilística, a través d’una de les majors pífies de la nostra història parlamentària”, ha afegit.

Segons Fernández, Duran i Lleida “hauria de ser més respectuós amb els catalans que, com la Ministra de Defensa, ens definim com catalanistes i d’esquerres i, al mateix temps, ni som ni pretenem ser nacionalistes, sobiranistes o separatistes de dretes”. “La fortalesa del catalanisme –ha explicat– resideix en la seva pluralitat, una pluralitat incompatible amb l’expedició de carnets de catalanitat, ni tan sols per part del senyor Duran i Lleida”.

Finalment, el portaveu socialista ha considerat que “són de mal gust les seves reflexions sobre la preparació dels líders en la política espanyola. I més si tenim en compte que qui les realitza, malgrat la seva digníssima i dilatadíssima carrera política, mai ha exercit responsabilitats en el Govern d’Espanya, i quan les va tenir en el de Catalunya, van ser efímeres i va sortir fugint, quan va tenir l’ocasió″.

Intentaremos no repetirnos, aunque ya les adelanto que no será fácil. Un partido no es más democrático que otro por elegir sus candidatos a través de primarias. Una dirección política elegida democráticamente y que realice sus nombramientos según lo estipulado en su normativa interna posee una legalidad  y legitimidad plenas e incuestionables. Pero importar las primarias de la tradición política norteamericana para solucionar aquellas situaciones en las que hay una disputa del liderazgo no parece descabellado. Es más, nos atreveríamos a sostener que es un método mucho más sugestivo que otros. ¿Es criticable? ¿Lo pueden ser unas determinadas primarias? Sin duda alguna. Lo que nos parece sospecho es que las críticas más ácidas vengan de formaciones políticas como el PP y CiU que ni están ni se les espera. Se comportan como uno de esos exquisitos comensales que no han puesto en su vida un pie en una cocina. O como esos entendidos taurinos que sacaban de sus casillas al maestro Juan Belmonte por la facundia con la que sentenciaban una lidia desde sus asientos de sombra.

Hoy el  alcalde Jordi Hereu es un candidato más fuerte y pujante  para afrontar las próximas elecciones municipales en Barcelona. Pero  el candidato Trias, que todavía no ha ganado ninguna de las elecciones a las que se ha presentado, se nos indigna por ser tildado de “alcalde títere” de Mas. No se enfade. Haremos lo posible para no llegue a serlo. Pero señor Trias, usted –al que le preocupan más las finanzas de Madrid que los ciudadanos de Barcelona- debería reconocer que si hubiera pasado por unas primarias, hoy nadie se atrevería a señalarlo como títere. Las primarias tienen eso.

El diputat del PSC exigeix a Mas que rectifiqui immediatament la seva posició sobre el sector automobilístic

El diputat del PSC i portaveu adjunt del Grup Socialista al Congrés, Daniel Fernández, ha afirmat avui que Convergència i Unió “ha participat en un cop d’estat econòmic contra la indústria automobilística, una de les més importants de Catalunya“, amb el seu suport a una esmena que podria causar greus perjudicis al sector.  La setmana passada CIU i PP van aprovar una esmena que suposa canviar les regles del joc entre fabricants i concessionaris, fet que ha generat inestabilitat i incertesa a un sector estratègic de l’economia catalana o espanyola.

Per aquest motiu, Fernández ha exigit al President de la Generalitat, Artur Mas, que “rectifiqui immediatament” la seva posició i que faci explícita aquesta rectificació en les reunions que mantindrà amb representants del sector aquesta mateixa tarda.  “L’única forma de reparar el mal que ja han fet passa per assumir el seu greu error. Han d’ajudar a solucionar el greu problema que ells han creat”.

El portaveu adjunt del Grup Parlamentari Socialista al Congrés demana al president de la Generalitat “que comenci a posar ordre i seny en les seves rengles i exigeixi als seus diputats que rectifiquin”

El portaveu adjunt del Grup Parlamentari Socialista al Congrés dels Diputats, Daniel Fernández, ha volgut deixar clar avui que “mentre els treballadors de la indústria automobilística fan esforços i sacrificis, CiU, PP i PNB, en una acció irresponsable i demagògica, li han llençat un torpede”, tot fent referència a l’esmena que aquests tres partits han presentat de manera “unilateral” a la Llei d’Economia Sostenible. Segons Fernández, l’esmena “canvia les regles del joc del contracte de distribució entre fabricants i concessionaris en mig del partit”, alhora que ha acusat aquestes formacions polítiques de “llançar dubtes, desconfiança i inquietud sobre un sector estratègic que, a més, tenen els centres de decisió en uns altres països”.

Fernández ha fet aquestes declaracions avui en un contacte informatiu amb els mitjans de comunicació, on ha defensat que els presidents José Luís Rodríguez Zapatero i José Montilla “han fet tot el possible per mantenir la viabilitat d’aquestes indústries fonamentals” perquè “Espanya és una potència mundial dins del sector de l’automòbil i Catalunya és una potència dins d’Espanya”. Per això, el diputat socialista creu que “el que necessita aquest sector és esforç, tranquil·litat i sobretot responsabilitat”. “Quina necessitat hi havia en posar en perill el Saló de l’Automòbil?”, s’ha demanat Fernández. “El que cal és trobar una solució dialogada i consensuada”, ha sentenciat.

D’aquesta manera, Daniel Fernández ha demanat al president de la Generalitat, Artur Mas, que “comenci a posar ordre i seny en les seves rengles, que demostri que està al costat de la indústria de l’automòbil català, que rectifiqui, i que faci que els seus diputats solucionin un problema que ells mateixos han creat”. “El silenci en aquest tema no és justificable perquè no hi ha raons perquè uns diputats catalans hagin presentat una esmena en contra dels interessos de la indústria automobilística catalana, estratègica pel nostre país, i que dóna feina a més de 160.000 treballadors i treballadores”, ha conclòs.

¿Dónde acaba el reportero gráfico y empieza el artista? ¿Dónde acaba la vida y empieza su recreación o, simplemente, la creación?
La escapada que hicimos a mediados de enero a Alcalá 31 para detenernos ante las fotografías de Martín Santos Yubero confirmó lo que ya intuíamos: se trata de preguntas útiles para iniciar una entrada en un blog, pero francamente ociosas en la medida en qué cada cual puede darles la respuestas que le vengan en gana.

Nuestra respuesta es sencilla. No se trata de que a lo largo de cincuenta años de crónica gráfica de la vida española y madrileña Santos Yubero haya escalado en determinadas fotografías las sublimes cotas del arte. Es al revés. Santos Yubero es un artista que encontró en el reporterismo gráfico una manera genuina de ver el mundo (y una forma de ganarse la vida, algo en lo que, por cierto, demostró unas habilidades a prueba de bombas).

Si Santos Yubero hubiera nacido en Nueva York, sus fotografías –un retrato continuado de la política, la cultura, los sucesos, la vida cotidiana, los toros o el deporte de la villa y Corte- tendrían hoy un reconocimiento planetario. Pero también es cierto que en ellas echaríamos a faltar a miles y miles de compatriotas, conocidos y desconocidos, que forman parte de nosotros, en la mayoría de los casos, sin saberlo. Echaríamos a faltar los niños jugando a milicianos y enfermeras en el barrio de Lavapiés, el rostro del campesino extremeño que alza la hoz y el martillo, la tarde de baños en el Manzanares en el verano de 1946 o las miradas afiladas de dos niños en la calle Alcalá, acompañadas por la mirada ausente de una madre aplastada por la vida.

Para no ser tildados de indecisos nos atrevemos a señalar una de nuestras fotografias favoritas: la de estos Niños de San Ildefonso que dieron el Gordo en el año 1935: felices repartiendo felicidad en una sociedad llena de miedos y esperanzas, apenas unos meses antes del inicio de la tragedia.

Una extraña alianza

Repensar el modelo autonómico agrada a los neocentralistas y a los nacionalistas catalanes

EL PERIÓDICO, 15.02.2011

No hay discusión más aburrida en España que cuando se debate sobre el modelo territorial. Y no porque el asunto carezca de importancia, sino porque se trata de una polémica circular. Ya que Artur Mas ha puesto de moda las metáforas marineras, me atrevo a comparar esta cansina cuestión con la de un velero que, aunque esté bien anclado, puede dar la sensación de que se dispone a emprender su marcha cuando el viento infla sus velas. Al debate sobre el modelo territorial español le sucede lo mismo: parece que se desliza a causa de ruidosas polémicas pero, en el fondo, no se mueve de donde está.

Tras el viento huracanado que levantó la sentencia del Constitucional sobre el Estatut, parecía que los partidos soberanistas en Catalunya, empezando por CDC, estaban decididos a romper los amarres con el resto de España. Desalojadas las izquierdas de la Generalitat, el nacionalismo conservador ha ido a marchas forzadas hacia el posibilismo, rebajando hasta la mínima expresión la propuesta de concierto económico y posponiendo sine díe lo del derecho a decidir. Hace unas semanas, en cambio, los vientos giraron contra la proa, y, tras las tempestuosas declaraciones de José María Aznar, parecía que el barco autonómico entraba de cabeza en un proceso de revisión recentralizadora. La crisis económica y la realidad del déficit público servían ahora de excusa para una nueva campaña de desprestigio de las autonomías y para rescatar la quimera de un Estado centralista fuerte. El ruido mediático fue tan grande que el propio Rajoy tuvo que aclarar que su partido no estaba proponiendo quitar ninguna competencia a las comunidades, mientras Rubalcaba aprovechó la ocasión para defender el modelo actual, aun admitiendo la necesidad de mejoras.

 Mucho me temo que nos pasaremos muchos años más en este flujo y reflujo. Mientras tanto, el alud cruzado de críticas empieza a erosionar el hasta ahora amplísimo apoyo ciudadano que recibía el Estado autonómico, que ha caído 19 puntos, del 74% en el 2005 al 55% en el 2010, según un reciente informe del propio Gobierno. A nivel general se ha extendido la percepción de que las comunidades acometen ciertos gastos socialmente poco justificados en una situación de grave crisis económica, como son las televisiones públicas o las representaciones en el exterior. En un momento crítico como el actual, los argumentos en contra toman más fuerza: la descoordinación entre las diversas administraciones, las duplicidades de servicios, la confusión competencial o de excesiva burocratización y despilfarro. Aun así, por ahora, todos los estudios de opinión revelan que los españoles no imaginan sustancialmente otra forma mejor de organizar el Estado.

En cualquier caso, después de la segunda generación de estatutos, y ya van siete los textos reformados, el modelo autonómico ha continuado reforzándose. Por ello me parece que tanta agitación responde sobre todo al protagonismo mediático que en Madrid y en Barcelona tienen dos discursos regresivos que se retroalimentan: el neocentralismo y el soberanismo, respectivamente. En su radicalidad, ambos son proyectos políticos de imposible materialización sin una grave ruptura de la convivencia española, pero que persisten, y en parte están logrando desprestigiar el sistema autonómico.

De lo sucedido en las últimas semanas, creo que se puede entrever la hipótesis de una extraña alianza entre ambos. En efecto, algunos sectores políticos e intelectuales acarician la idea de acometer una recentralización de la España castellana, pero respetando el autogobierno de las nacionalidades históricas. Se trataría así de recuperar, en parte, el supuesto modelo original de la transición. Lo ha explicado desde La Vanguardia Enric Juliana en su crónica Así empezó el ‘café para todos’, con clara añoranza de lo que debería haber sido, pero no fue: tres estatutos, y el resto, regiones sin Parlamento. En la misma idea coincidía José Antonio Zarzalejos, exdirector de Abc, en un artículo titulado El españolismo inteligente en el digital El Confidencial. Ambos, pues, coincidían en plantear la necesidad de repensar el modelo autonómico de forma selectiva, lo cual abriría las puertas a un acuerdo sobre el modelo territorial entre el PP y CiU, y que incorporaría a algunos sectores hoy minoritarios en el PSOE, como José Bono.

Pero se trata de un planteamiento políticamente inviable. Las élites territoriales, tanto populares como socialistas, no lo consentirían (lo acabamos de ver con el tema de la financiación, donde nadie quiere ser menos) y, además, haría falta una reforma constitucional. Pero es un imaginario que agrada a los neocentralistas, pues el Estado recuperaría poder, y satisface igualmente el imaginario de los nacionalistas catalanes, que nunca han soportado la homogenización autonómica, pero que saben que la independencia es un camino de muy difícil andadura. Estamos ante un intento de revisar la transición desde posiciones que, en su radicalidad, fueron derrotadas en 1978 y que ahora acarician una extraña alianza.

Joaquim Coll, historiador

“Ante las revoluciones, los responsables políticos y los expertos a la larga distancia son como peatones con calzado de ciudad que intentan seguir una carrera de obstáculos frenética y embarrada.” escribía hace unos días Timothy Garton Ash en El País.  Una afirmación como ésta -imposible de no compartir- nos encamina con natural coherencia hacia el silencio. Y, sin embargo, los que está sucediendo en las calles y plazas de Túnez, El Cairo o Amán nos obliga a decir algo, aunque sea entre tropiezo y tropiezo.

La ribera sur del Mediterráneo es el epicentro de una revolución pacífica, y espontánea de unos pueblos que aspiran a vivir en libertad y democracia; que quieren tener una oportunidad para progresar con dignidad. Han vencido al miedo y han salido de sus casas para ocupar calles y plazas. Hace prácticamente 40 años nosotros iniciamos una aventura similar y nos sentimos acompañados en las calles de París, Roma o Estocolmo. ¿Seremos capaces de estar a la altura de ellos y de nosotros mismos en las calles de Barcelona o Madrid? ¿De ejercer de ciudadanos europeos ante la inexistencia de Europa?  

No somos ilusos.  Antes de Tahrir hubo un Irán (1979). Y en 1989 hubo un San Wenceslao de Praga, pero también un Tiannamen. No está escrito en ningún sitio que esta historia tenga un final feliz. (De hecho, lo único que está escrito es que la Historia no tiene fin) Pero mientras dure, tenemos la obligación de estar a su lado. El futuro de millones de árabes –la mayoría jóvenes- es nuestro futuro. Y hoy ese futuro está en juego en la plaza de Tahrir.

Pel diputat del PSC, la “poca preparació″ amb què el president de la Generalitat ha assistit a la trobada ha impedit arribar a acords més concrets

El diputat del PSC i portaveu adjunt del Grup Socialista al Congrés, Daniel Fernández, ha fet aquest vespre una valoració “positiva” de la reunió que han mantingut el president de la Generalitat, Artur Mas i el president del Govern espanyol, José Luis Rodríguez Zapatero a La Moncloa. Fernández ha recordat la importància que les relacions entre ambdós governs siguin fluïdes, sobretot en un moment en què “la màxima prioritat de totes les administracions ha de ser la sortida de la crisi”.

El diputat del PSC ha dit que els resultats de la reunió han estat “raonables”, però poc concrets. Això s’explica per la “poca preparació” amb què el president de la Generalitat ha assistit a la trobada amb Zapatero i pel fet que “no ha volgut comptar prèviament amb la col·laboració de la resta de forces polítiques catalanes”.

Daniel Fernández ha valorat de forma especialment positiva que Mas “hagi fet seu el model de finançament i vulgui desenvolupar la resta d’acords assolits per l’anterior Govern de Catalunya”.

En contadas ocasiones ocurre que la realidad, los acontecimientos, lo que pasa, tiene tanta fuerza que se hace muy difícil –por no decir, imposible-, contradecirla. Cuando esto sucede,  los que no toleran que la realidad les lleve la contraria tienen un serio problema. Y para evitar el encontronazo directo en campo abierto con el hecho en cuestión inician una guerra de guerrillas con armas del estilo: “no es para tanto” o “es cierto, pero no hay que darle tanta importancia.”

Nosotros, en cambio, creemos que sí es para tanto. El Acuerdo Social y Económico para el crecimiento, el empleo y la garantía de las pensiones firmado ayer en La Moncloa entre el Gobierno, la CEOE, CEPYME, CCOO y UGT es el acuerdo social más relevante que ha habido en nuestro país desde 1985. Alcanzarlo en el contexto de la mayor crisis económica global  desde la segunda guerra mundial le otorga un valor todavía mayor y confirma al diálogo social como una de las piedras angulares de nuestro Estado social y democrático de Derecho.

El acuerdo garantiza la salud del sistema de pensiones de los trabajadores españoles hasta el 2040, frente a quienes al defender el “no hacer nada” ayudaban, consciente o inconscientemente, a ponerlo en riesgo. Supone, además, encauzar el resto de reformas económicas –políticas activas de empleo, formación profesional, negociación colectiva, política industrial, política energética y política de I+D+i- a través de la negociación y el diálogo. En, en suma, un relevante mensaje de confianza hacia nosotros mismos y más allá de nuestras fronteras.

Claudio Magris retrata con ternura a su tío Ottone en “El Danubio”: “Había resbalado entre los acontecimientos como un buen bailarín, que no roza a las demás parejas en la sala atestada”. Por desgracia, no están los tiempos ni los acontecimientos para resbalar por una austrohúngara sala de baile. Hay que rozarse con los problemas –el primero, el paro- que tiene nuestro país. Hay que demostrar, tal y como ha afirmado José Luis Rodríguez Zapatero que la sociedad española “sabe ponerse en pie y volver a caminar después de una seria dificultad”. Los interlocutores sociales y el Gobierno han sabido estar a la altura. Ahora nos toca a las fuerzas políticas.

TEXTO ÍNTEGRO DEL ACUERDO SOCIAL Y ECONÓMICO

Facebook



Buscar
Archivos

Te encuentras en los archivos del blog Blog de Daniel Fernández para febrero de 2011.

  • [+]2012 (57)
  • [+]2011 (150)
  • [+]2010 (73)
  • [+]2009 (51)
  • [+]2008 (53)
  • [+]2007 (49)
  • [+]2006 (48)
  • [+]2005 (18)
  • [+]2004 (12)


A FAVOR DE ESPAÑA Y DEL CATALANISMO

A FAVOR D'ESPANYA I DEL CATALNISME


Contador de estadsticas - Blog Daniel Fernndez