Archivo de mayo de 2011

Si las derrotas políticas tienen mucha más carga épica que las victorias, convendrán conmigo que los socialistas tuvimos un baño de épica durante la noche del pasado domingo. Sin embargo, la épica de una derrota ha de consumirse en unas pocas horas, ya que de mantenerse por más tiempo acaba  produciendo escenas ridículas a altura de la celebraciones que, a menudo, acompañan a las victorias políticas (Las victorias deportivas, como la cósmica que protagonizó ayer el Barça en Wembley se rigen por otro tipo de código).

Hemos vivido una semana intensa y relevante para el futuro del proyecto socialista español. Una semana en la que el partido tenía la obligación de no limitarse a analizar las causas de la derrota en las elecciones municipales y autonómicas, sino además la de empezar a encarar las próximas elecciones generales. Un partido –y menos aun, un partido de gobierno- es algo más que un gabinete de análisis y prospectiva.

El pasado jueves la Ministra de Defensa, Carme Chacón, anunció su renuncia a presentarse a las primarias que estatutariamente debían convocarse para elegir el nuevo candidato socialista a la Presidencia del Gobierno. Su decisión, responsable, generosa y con altura de miras es un ejemplo de cómo se pone el interés personal al servicio del proyecto político y el interés del proyecto al servicio del país. 

Carme Chacón dio un paso atrás para que el Partido Socialista diera un paso adelante. Ahora todos tenemos la obligación de dar este paso adelante para ganar las próximas elecciones generales con un proyecto encabezado por Alfredo Pérez Rubalcaba. En una semana hemos substituido la épica de la derrota por la ilusión de una nueva victoria democrática.

Una agenda para la renovación del PSC

EL PERIÓDICO, 26.05.2011

Las derrotas del PSC en las elecciones al Parlament de Catalunya de noviembre del 2010 y en las municipales del domingo exigen una reflexión en profundidad. Tenemos que saber interpretar los cambios sociales y atender las nuevas demandas ciudadanas, restableciendo los lazos con nuestra base tradicional y estableciendo nuevos vínculos con los jóvenes y los sectores más emprendedores e innovadores. Para eso hace falta que el objetivo fundamental de nuestro 12º congreso sea la renovación profunda, sólida y colectiva del proyecto político del socialismo catalán, que debe convertirse en el motor de la alternativa de progreso que nuestro país necesita. En mi opinión, 10 son los retos que configuran la agenda de la renovación del PSC.

1. Renovar el proyecto socialista a partir de los valores contenidos en nuestra declaración de principios, haciéndolo atractivo, sumando voluntades, multiplicando esfuerzos y enlazando sensibilidades, porque nuestra fuerza reside en nuestras ideas, cohesión interna y capacidad de sumar.

2. Hacer del PSC un innovador laboratorio de ideas, un espacio abierto y acogedor para el debate y la acción política, rehaciendo de abajo arriba nuestra conexión con la ciudadanía y con los exponentes más creativos y dinámicos de la sociedad.

3. Recuperar la capacidad de agregación del PSC, volviendo a ser la referencia de una mayoría social progresista, capaz de representar a los trabajadores, las clases populares y los que comparten las ideas de progreso; capaz de atraer a los ciudadanos más conscientes y de incorporar a la política a los recién llegados. El PSC debe tejer una amplia alianza social por el progreso, con sindicalistas, creadores, activistas sociales y emprendedores, en diálogo abierto con sectores catalanistas de talante liberal, sectores ecologistas y de izquierda crítica, y sectores federalistas y soberanistas de izquierdas.

4. Encabezar un proyecto de cambio social capaz de vencer la actual subordinación de la democracia a la ley de los mercados, reivindicando la política, mejorando los mecanismos de representación y participación, recuperando la crítica a las desigualdades, las crisis, la precariedad y la pobreza generadas por el sistema capitalista, y renovando nuestros planteamientos económicos y fiscales para hacer viable el Estado del bienestar. Tenemos que ser capaces de impulsar las reformas necesarias para asegurar nuestra posición en la economía global y, al mismo tiempo, garantizar los servicios públicos y promover la justicia social.

5. Desarrollar un proyecto de progreso para Catalunya, con vocación mayoritaria, para asegurar el progreso económico sostenible, la cohesión social y la calidad ambiental, impulsar el autogobierno de Catalunya y preservar la unidad civil erosionada por tensiones identitarias y el impacto de la inmigración. El PSC tiene que ser rotundo en la defensa de este proyecto en Catalunya y fuera de ella.

6. Recuperar el espíritu del pacto constitucional a partir de un acuerdo que reconozca y desarrolle el potencial federal del Estado de las autonomías y asegure el carácter plurinacional, pluricultural y plurilingüístico de un Estado español eficiente, movilizando a la mayoría de los catalanes que creen que esta es la mejor manera de defender los intereses de Catalunya y tejiendo complicidades políticas, sociales y culturales en el resto de España en favor de este nuevo pacto federal.

7. Trabajar por el acuerdo entre el PSC y el PSOE sobre el nuevo horizonte federal de España y para actualizar la relación entre ambos partidos políticos, asumiendo la expresión de la opinión y el voto diferenciados del socialismo catalán en el marco de un grupo parlamentario federal de todos los socialistas en el Congreso de los Diputados en aquellas cuestiones de importancia trascendental para Catalunya que no hayan podido ser acordadas previamente.

8. Impulsar un compromiso de reflexión, presencia y activismo en el debate de la izquierda europea, promoviendo una verdadera gobernanza económica y una nueva regulación de los mercados globales y las transacciones financieras internacionales, para defender el modelo social europeo y asegurar que la economía esté al servicio de las personas.

9. Mejorar nuestra organización, nuestra forma de hacer política y nuestra relación con la sociedad. Actualizando los mecanismos de información, comunicación, formación y debate para hacerlo posible, también con el uso creativo de las nuevas tecnologías. Una organización más abierta, acogedora, transparente, cercana, participativa, moderna y eficaz.

10. Construir una dirección fuerte, colegiada, capaz de recoger todos los acentos para impulsar un proyecto sólido y coherente, capaz de comunicar bien, de transmitir esperanza e ilusión, consciente de la necesidad de impulsar un relevo generacional, con un liderazgo que piense mucho más en necesidades colectivas que en ambiciones individuales y que no condicione la decisión sobre la futura candidatura socialista a la presidencia de la Generalitat de Catalunya, que tendremos que tomar, cuando corresponda, a través de un proceso de elecciones primarias.

Miquel Iceta, viceprimer secretario y portavoz del PSC

Debate de la moción de ERC sobre las actuaciones del Gobierno español para reparar con justicia a todas las víctimas de la Dictadura y de la Transición

Mi grupo, el Grupo Parlamentario Socialista, sigue comprometido con el desarrollo pleno e íntegro de la conocida como Ley de la Memoria Histórica. Me permitirán que aproveche el debate sobre una moción —en la que, evidentemente, se insta al Gobierno— para atreverme a pedir —no a exigir, no a instar, pero sí a pedir— a dos grupos parlamentarios de esta Cámara una reflexión, una reflexión cuando ya ha pasado mucho tiempo desde que el 28 de diciembre de 2007 aprobamos en esta Cámara la conocida como Ley de la Memoria Histórica. Al Grupo Popular le pediría, siendo como es un grupo respetuoso con las leyes que aprobamos en esta Cámara y en coherencia con lo que acaba de expresar el señor Fernández Díaz en esta tribuna, que aprovechara las responsabilidades que tienen en muchos municipios y comunidades autónomas de este país para aplicar también la Ley de la Memoria Histórica. Le pediría que aprovechara esas responsabilidades para hacer posible que a estas alturas del siglo XXI ningún español, ningún compatriota, tenga que luchar todavía para poder enterrar con dignidad a su abuelo, a su padre, a su familiar o a su amigo que murió como consecuencia de la guerra civil y la dictadura.

Al Grupo de Esquerra Republicana le pediría una mayor capacidad y una mayor voluntad para reconocer los avances que se han producido en la aplicación de la Ley de la Memoria Histórica. No voy a hacer aquí una reflexión o un tratado sobre la hipocresía, pero sí le pediría al Grupo de Esquerra Republicana mayor valentía. No tuvieron valentía para pactar la ley —porque para acordar hay que ser valientes, hay que renunciar a alguno de los puntos que uno defiende— y hoy no tienen la valentía de reconocer ninguno de los avances de esta ley. Porque, mire, señor Tardà, hoy hay 187.000 hijos y nietos de exiliados españoles que tuvieron que abandonar nuestro país a consecuencia de la guerra civil y la dictadura, 187.000 ciudadanos, que tienen la nacionalidad española y la tienen gracias a la aplicación de la Ley de la Memoria Histórica. Hoy hay 1.011 ciudadanos compatriotas que tienen títulos de reparación y reconocimiento de la ilegitimidad de las sentencias de los tribunales y del ordenamiento jurídico que los juzgó bajo el franquismo. Y son 1.011 ciudadanos españoles que lo tienen gracias a la aplicación de la Ley de la Memoria Histórica. Hoy hay 570 símbolos o vestigios del franquismo que han desaparecido de nuestras plazas, de los equipamientos públicos, y han desaparecido gracias a la aplicación de la Ley de la Memoria Histórica. Pues bien, en ningún caso su grupo, que no tuvo la valentía de comprometer su voto en esta ley, ha tenido la valentía de aceptar y reconocer que la Ley de la Memoria Histórica ha supuesto avances sustanciales en el objetivo de reparar las injusticias que se produjeron durante la guerra civil y la dictadura.

Respecto a la moción, simplemente quiero decir que mi grupo ha presentado una enmienda coherente con lo que estamos defendiendo. Es una enmienda que sigue apostando por la aplicación íntegra de la Ley de la Memoria Histórica y que, además, da respuesta concreta a uno de los puntos —el último, en concreto— de la moción presentada por Esquerra Republicana. Da una respuesta concreta porque en esta enmienda mi grupo propone que se adopten las disposiciones normativas necesarias para facilitar la inscripción en el Registro Civil de aquellas víctimas de la guerra civil y la dictadura que hubieran desaparecido cuando sus datos no consten en él. Es una enmienda que puede aplicarse perfectamente, aprovechando el hecho de que en estos momentos se encuentra en tramitación en el Senado el proyecto de ley del Registro Civil.

El resto de puntos que nos presenta Esquerra Republicana no podemos apoyarlos y las razones son sobradamente conocidas; no voy a repetir aquí argumentos. Simplemente quiero decirles que, por ejemplo, la aprobación de una moción que impulse la creación de una comisión respecto al Valle de los Caídos es innecesaria, ya que el propio Gobierno ha explicado en este Pleno y en la Comisión Constitucional que ya está creando esta comisión a través del diálogo con los grupos parlamentarios y con un objetivo sencillo: que también en este terreno se aplique la Ley de la Memoria Histórica en su integridad con relación a las disposiciones que hacen referencia al Valle de los Caídos.

Por otra parte, señorías, tampoco podemos apoyar el punto 4 de la moción cuando pretende reabrir el debate entre nulidad y legitimidad. Para nosotros es un debate que ya está cerrado; mejor dicho, no está cerrado el debate pero sí la propuesta que hizo la ley al respecto y que es apostar por la legitimidad, una legitimidad que la fiscalía y el Tribunal Supremo reconocen que tiene las consecuencias jurídicas que tiene: que expulsan esas sentencias del ordenamiento jurídico español.

Por tanto, señorías, vamos a mantenernos en una línea de coherencia. Vamos a ser fieles y coherentes con lo que aprobamos en esta Cámara. La Ley de la Memoria Histórica tal como salió de este Congreso no es la que el Gobierno aprobó como proyecto de ley, pero mi grupo sigue asumiendo esa ley como la que ha de aplicarse ydesarrollarse plenamente. En esa actitud y con ese objetivo mi grupo seguirá trabajando con conciencia, con fuerza y con vigor.

Muchas gracias.

A lo largo de una dilatada vida política –y la de Xavier Trias iniciada  en 1981 lo es- resulta inevitable, e incluso sano, acumular un cierto número de contradicciones, errores o  decisiones difíciles que uno no tiene ningún interés en recordar. Asumirlas, con naturalidad, desde la distancia es una muestra de madurez.

¿Cómo explicar entonces la reacción -entre airada y cursi- de alguien como Xavier Trias ante un video que se limita a recordarnos que durante cuatro años respaldó a Aznar en  el Congreso de los Diputados? Nos declaramos incapaces de responder a esta pregunta. Lo que no admite discusión es que Trias dio su voto en prácticamente mil ocasiones a Aznar. Le apoyó en la investidura y respaldó todos sus presupuestos. Unos presupuestos en los que Catalunya desapareció del mapa de inversiones en infraestructuras. 

Tal vez la fotografía que aquí reproducimos tampoco sea del agrado del señor Trias. Es evidente que no se trata de un mero saludo de cortesía. Aznar exhibe la corrección displicente del jefe. En cambio, el bueno de Xavier Trias –cabeza ladeada- se aferra al brazo de Aznar y le mira y admira con una sonrisa que tiene algo de bushiano. Es la actitud de quien rinde pleitesía sinceramente, sin un atisbo de hipocresía.

Votar Jordi Hereu es la mejor garantía para que Xavier Trias no se vea obligado a repetir el mismo gesto ante Alberto Fernández Díaz. No se lo merece. Y además saldrá ganando la Barcelona que amamos. La que no acepta ser reducida ni a una capital de comarca ni a una capital de provincia. Ni a una mezcla (Fernández Trias) de las dos.

El terremoto de Lorca ha dejado sin hogar a unos 7.500 de los 65.000 habitantes que forman el núcleo urbano del municipio. Nueve de ellos perdieron la vida y fueron despedidos ayer por sus familiares y amigos en una España conmocionada por la tragedia.

La respuesta ciudadana e institucional a esta calamidad ha estado a la altura de las circunstancias. Las diferentes administraciones se han coordinado con eficacia. La Unidad Militar de Emergencias y la Cruz Roja fueron capaces de facilitar alimentos y mantas a los 20.000 lorquianos que pasaron la noche del miércoles al sereno, así como alojar y alimentar a 4.000 damnificados un día y medio después del siniestro. Tiempo habrá para introducir mejoras en la prevención de este tipo de adversidades naturales. Ahora los esfuerzos deben de seguir centrados en dar respuesta a quienes más lo necesitan. El 80% de los que hoy siguen en los campamentos son inmigrantes –mayoritariamente ecuatorianos, marroquíes y subsaharianos-, que trabajan en la agricultura y vivían en los barrios más populares, y más afectados por el terremoto, de la ciudad.

En Cataluña, para desesperación de algunos, la respuesta ante las trágicas consecuencias del seísmo ha sido igualmente unánime. Hasta en la multitudinaria rúa  con las que los culés celebramos ayer  la victoria del Barça en la Liga hubo un recuerdo para las víctimas de Lorca: “Llorca al nostre cor” acompañó al equipo campeón por toda la ciudad.

Sin embargo, hay excepciones que son de agradecer, porque con su sinceridad iluminan partes de nuestro cuerpo social. Me refiero al artículo de Alfred Bosch en el Avui donde critica que en Cataluña, como en el resto de España, se paralizara durante un día la campaña electoral en recuerdo de las víctimas de Lorca. ¿Si el temblor se hubiera producido en Mónaco, se pregunta retóricamente Bosch, habríamos actuado igual? Y sigue. “¿No resulta sospechoso que cuando nos olemos problemas de imagen ya no nos consideramos país aparte? Y a la hora del pésame ¿nos volvemos españoles de golpe?

El artículo de Bosch, no sólo no es poco elegante como él mismo insinúa, sino que muy pertinente. Destapa la existencia de un independentismo que esconde su odio a España y a todo lo español detrás de la fachada del “independentismo de bolsillo”.

Nos explicamos. El independentismo catalán, incapaz de sortear la fortaleza de la doble identidad (catalana y española) que compartimos con naturalidad la mayoría de los catalanes se ha inventado un nuevo discurso de raíz neoliberal –independentismo de bolsillo- que podríamos resumir de la siguiente manera: “Usted aunque sea español –e incluso merengue hasta la médula- le interesa la independencia de Cataluña porque pagará menos impuestos y recibirá mas servicios. Además, España ya no es un mercado atractivo para la economía catalana.” Ciertamente, se trata de afirmaciones discutibles y, en determinadas circunstancias, directamente falsas. Pero, lo que nos interesa subrayar hoy es que, tras este tecnoindependentsimo se esconde un independentismo visceral fundamentado en un antiespañolismo que no tiene nada que envidiar al anticatalanismo de Intereconomía.

Alfred Bosch ha tenido la valentía de exponerlo sin tapujos ni medias tintas. El problema que tienen los que odian a España es que, ineludiblemente, odian también a una parte de Cataluña. En Cataluña somos muchos los que no nos volvemos españoles de golpe ante una desgracia como la de Lorca: nos sentimos españoles antes y después. Y aunque también nos golpean las tragedias, se den en Mónaco, Japón, Haití o Chile, cuando ésta tiene lugar en Lorca la sentimos más cercana.  Los sentimientos no cotizan en bolsa.

Comparecencia del Vicepresidente Primero del Gobierno para informar acerca del criterio del Gobierno en la aplicación de la ley de Memoria Histórica con relación al Valle de los Caídos

El señor FERNÁNDEZ GONZÁLEZ: No me importaría seguir escuchando al señor Quijano, pero hay que hablar de memoria histórica y lo voy a hacer con mucho gusto, en primer lugar agradeciendo al vicepresidente la exposición que ha hecho hoy aquí, intensa, exhaustiva, rigurosa. No es un agradecimiento de ritual, no es el agradecimiento que le toca hacer a un representante del grupo de la mayoría, sino un agradecimiento sentido, pues para nosotros la Ley de la Memoria Histórica es una ley relevante, que amplía derechos y deberes respecto de aquellos ciudadanos que padecieron persecución por sus ideas durante la guerra civil y la dictadura. Por tanto, vaya por delante el agradecimiento al vicepresidente del Gobierno.

Han pasado ya algunos años desde diciembre de 2007, por lo que durante estos años podemos tener una visión del recorrido de la ley. Déjenme que les diga que me ha sorprendido la intervención de don Jorge Fernández Díaz, porque realmente si algo podemos constatar hoy, en contra de lo que él ha defendido, y era algo que algunos defendimos ya en 2007, es que esta ley no reabría ninguna herida. Dicho de otra manera, que la sociedad española era y es una sociedad plenamente madura y democrática como para afrontar el reto de esta ley. Esta ley se ha aplicado con normalidad, ha generado debates, algunos más interesantes y otros menos, ha generado argumentaciones, algunas fundamentadas y otras no, pero en todo caso no ha reabierto ninguna herida, sino que ha cerrado muchas de ellas y eso no es patrimonio del Gobierno, que ha hecho su papel, sino del conjunto de la sociedad española. Lo defendimos en diciembre de 2007 y hoy se ha visto que es así, que era realidad lo que entonces predecíamos. En la dirección contraria, el señor Ridao, que tampoco nos puede acompañar, ha hecho una crítica radicalmente contraria. Ha dicho que prácticamente no se ha hecho nada y ha llegado a decir, casi sin querer, que el Gobierno ha hecho una aplicación pusilánime de la ley. Después de escuchar atentamente la intervención del vicepresidente del Gobierno, realmente hay que ser muy osado para hablar de aplicación pusilánime, pero lo ha dicho. En todo caso, la posición de Esquerra Republicana no tiene tanto que ver con la aplicación de la ley, sino con el hecho de que al final ellos no dieron su apoyo a la ley. Tuvieron un papel relevante al inicio —hay que recordarlo y no me importa citar aquí al diputado Joan Tardà—, pero al final no tuvieron un papel determinante en la ley, no se sumaron al consenso de la ley porque les faltó valentía, porque al final los pactos, los acuerdos y los consensos implican renuncias y para renunciar se necesita una cierta dosis de valentía, como también para reconciliarse, un verbo que parece que no acaba de conjugar el señor Ridao. Para nosotros, recuperación de la memoria histórica y reconciliación no es algo contradictorio, sino complementario, una reconciliación que, evidentemente, se dio durante la transición, pero que no nace en la transición. Quiero recordar que el primer partido que habla en este país de reconciliación es el Partido Comunista de España en la década de los cincuenta, por lo que esa reconciliación no nace directamente en la transición.

Para mi grupo, la síntesis de la intervención del vicepresidente es clara. El Gobierno está desarrollando con determinación y plenitud la Ley de la Memoria Histórica y, ante ese desarrollo pleno, mi grupo tiene que mostrar satisfacción y, si se le permite, incluso, por qué no, un cierto orgullo. Quiero subrayar solamente tres datos de los muchos que ha dado el vicepresidente que a mi grupo le parecen especialmente relevantes. En primer lugar, 187.000 descendientes, hijos y nietos de españoles, que tuvieron que abandonar nuestra patria como consecuencia del final de la república, de la guerra civil y de la dictadura hoy tienen la nacionalidad española. Para nosotros, este hecho en sí, solo este hecho, que además nació de una enmienda del Grupo Socialista al final del debate de la ley, es suficientemente relevante como para dar valor al conjunto de la ley. En segundo lugar, se ha dicho aquí que 1.011 ciudadanos han pedido y obtenido títulos de reparación y reconocimiento personal de la ilegitimidad de las sentencias y tribunales por los que fueron juzgados durante la dictadura. Para nosotros, que ciudadanos de nuestro país, tantos años después, estén satisfechos con este reconocimiento también es especialmente positivo, y eso no es contradictorio con que consideremos que la ilegitimidad tiene mayor relevancia política, simbólica, que la pura nulidad. Y no es contradictorio tampoco con una reflexión que ha hecho el diputado de Convergència i Unió, el señor Xuclà, que compartimos, que es la relevancia del decreto del fiscal general del Estado sobre este tema. No vemos contradicción. Para algunos ciudadanos será suficiente la mera declaración y para otros, evidentemente, hay otro camino, que es el que hay que seguir recorriendo.

En tercer lugar, otra cifra: 570 símbolos o vestigios del franquismo han sido retirados o eliminados del espacio público de nuestro país. Pues también es muy relevante y además que se haya hecho con normalidad, sin abrir heridas, como algunos decían. Esto me obliga a hacer una reflexión muy rápida. Estamos en un Estado de las autonomías, en un Estado multinivel, y hay competencias locales, autonómicas y estatales que hay que respetar en todo momento, en todas las leyes, en todos los desarrollos legislativos. No es lógico tener una visión del Estado descentralizado, autonómico, federal o incluso participar en proyectos nacionalistas o independentistas que reivindican para cada territorio por su capacidad de competencias y, en cambio, en determinadas leyes, cuando se ve que por motivo de ese autogobierno local o autonómico no se aplican, pedir al Estado que intervenga directamente. Aquí hay una contradicción, pero déjeme decirle que también existe la contradicción contraria. Hay quienes tienen una visión del Estado muy unitaria, muy centralista y, en cambio, leyes que se aprueban aquí no se aplican luego en determinadas comunidades y localidades. Por tanto, esas contradicciones existen y explican que algunos elementos de la ley se desarrollen con más lentitud de la que algunos quisiéramos.

Voy acabando, señor presidente. Uno de los temas más relevantes de la ley, en el que más se ha avanzado, pero todavía queda mucho por hacer, es sin duda alguna el de las exhumaciones, la recuperación e identificación de cadáveres de padres, abuelos, familiares, amigos, compatriotas que todavía hoy no han tenido la posibilidad de enterrar dignamente a sus muertos. Aquí hemos avanzado. Conocemos el protocolo de exhumaciones, sabemos del apoyo económico que el Gobierno ha dado a muchas entidades e instituciones para que se produzcan estas exhumaciones y se nos anuncia que mañana estará operativo un mapa integrado de localización de restos, pero es cierto que queda mucho camino por recorrer, un camino que además tenemos que recorrer en uno de los temas más hirientes, que nos concierne a todos. En este sentido, mi grupo se atreve a hacer una propuesta al Partido Popular en coherencia con un hecho que es cierto. El Partido Popular no consensuó la ley, pero votó muchos de sus artículos. De hecho, una parte de su discurso era que esta ley era innecesaria, que se podía haber avanzado por otras vías. Quiero pedir al Partido Popular que reflexione sobre el hecho de que en sus comunidades autónomas, allá donde gobiernan, es donde menos se ha podido desarrollar esta parte de la ley. Por tanto, ahora que estamos ante unas elecciones autonómicas y locales abramos alguna vía de diálogo, gubernamental o parlamentaria, la que haga falta, pero que el Partido Popular se ponga también al servicio patriótico de que ningúnespañol a estas alturas del siglo XXI tenga que vivir con el hecho de que un pariente suyo todavía no ha podido ser enterrado dignamente. Es una petición formal que hago hoy a los representantes del Grupo Parlamentario Popular.

Acabo. Celebramos ayer un debate en el Pleno sobre el 80º aniversario de la II República impulsado por Izquierda Unida-Iniciativa per Catalunya Verds. De ese debate se desprendió una moción y aprobamos algunos puntos de la misma. Hace cinco años celebramos el 75º aniversario de la proclamación de la II República. Este Congreso declaró el año 2006 como el Año de la Memoria Histórica. Pasarán los años y tendremos nuevas celebraciones, nuevas conmemoraciones; otros diputados y diputadas nos sustituirán en la tarea de representar al pueblo español en este Congreso. El objetivo del Grupo Socialista seguirá siendo siempre el mismo y, después de escuchar al vicepresidente, será un objetivo que estará más cercano, el objetivo de conseguir una memoria completa de nuestro pasado y, al mismo tiempo, una memoria más compartida de nuestro pasado; una memoria más completa, con más luz, y una memoria más compartida. Este es el objetivo de mi grupo y al cual el Gobierno también sirve cuando aplica exhaustivamente esta ley.

Formen part d’una societat instantània en la qual aturar-se és sinònim de “perdre el temps” i mirar enrere, en la majoria dels casos, és una manera d’evadir-se. Vivim temps en els què l’experiència dels més grans pot arribar a ser escoltada amb respecte, però difícilment ho és per a ser aprofitada en l’acció present i futura.

La veu d’Isidre Molas, Vicepresident del Senat i President del PSC, és una veu que escoltem amb respecte, però també amb la consciència de que es tracta, en paraules de Bertolt Brecht, d’un “pensament participant”, de reflexions, orientades a la construcció d’una acció col·lectiva.

Isidre Molas ha publicat recentment “El meu temps de presó” a Edicions 62. Es tracta d’un relat autobiogràfic de la seva experiència com a presidiari entre 1962 i 1963 en forma de trencadís de records. El recomanem vivament –amb violència que diria Camilo José Cela-. L’autor, amb un estil transparent ens aproxima, sense més adjectius que els precisos, a una altra violència: a la de la dictadura contra els ciutadans –alguns gairebé adolescents com el propi Molas- que no l’acceptaven resignadament. La comissaria de la Via Laietana i la Model de Barcelona, Carabanchel i Sòria, però també, la universitat, la seva família, l’antifranquisme i, per damunt de tot, la serena reflexió, amb un punt de saludable distància,  de l’autor conformen aquest trencadís.

Em permetran dos exemples de reflexions orientades a l’acció que compartim radicalment, el primer sobre la memòria històrica; el segon sobre el catalanisme:

“ No necessito que em rehabilitin, no necessito saber que jutjaven sense proves, que es venjaven i s’hi rebejaven, que els drets humans no eren respectats, que l’arbitrarietat era la tònica normal. En tinc prou de mirar als ulls als que queden i de recordar amb dolor i orgull Companys, Besteiro, Miguel Hernández o Peiró, per exemple, per saber que sóc com he de ser. Per anar bé ells també haurien de sentir dolor per l’odi caïnita que practicaren; no parlo només de la guerra, parlo sobretot dels trenta-cinc anys posteriors a la seva victòria . Jo ni els odio, ni desitjo cap revisió  personal , només voldria que algú hagués  expressat amb claredat un moment de dolor  i de contrició  per les bestieses que feren durant diverses dècades.”

“El nacionalisme que traspuaven partia del supòsit que la lluita o el conflicte fonamental (en la història, com en dèiem aleshores) es produïa entre pobles, entre tribus; era allí on residia la lògica de tota la vida política. Jo, en canvi, d’una manera més aviat instintiva partia del supòsit que el conflicte entrellaçat entre classes, interessos i valors era el centre de la vida política. (…) Vivia el meu catalanisme espontani sobretot com la fidelitat a una llengua comuna, a una cultura comuna i a una pàtria comuna des de l’ànsia de plenitud de les llibertats  i de la societat plural, que forjava la seva expressió nacional en el federalisme.”

El PSC impulsa una esmena a la moció de CiU sobre el Fons de Competitivat, per ajudar al procés negociador “d’un Govern català que s’ha demostrat incapaç de buscar solucions”

El PSC ha impulsat una esmena a la moció del grup de CiU al Congrés de Diputats sobre el Fons de Competitivat, en la qual emplaça al Govern d’Espanya a que convoqui, en compliment del que estableix l’Estatut, els mecanismes bilaterals Estat-Generalitat per acordar l’aplicació dels compromisos del model de finançament. El portaveu adjunt del Grup Socialista al Congrés i membre de l’executiva del PSC, Daniel Fernández, ha qualificat aquesta esmena com “un pas endavant rellevant i novedós, i no una mera repetició del que ja es va votar al Senat i al Congrés”.

Daniel Fernández ha considerat que “la nostra esmena incorpora el que hauria de fer el Govern de Catalunya i no ha fet: convocar els òrgans bilaterals”, i ha afegit que “per nosaltres és rellevant que el PSC, una vegada més, faci un pas endavant i assumeixi la responsabilitat de buscar solucions on el Govern català s’ha demostrat incapaç”. Davant aquesta proposta, ha assegurat que “el President Mas té dues alternatives: o dóna suport a aquesta proposta útil per Catalunya que suposa un pas endavant respecte al que ja s’ha votat al Congrés i al Senat, o demostra que prefereix propiciar una victòria del Partido Popular sobre el Govern d’Espanya”. “Senyor Mas i senyors de CiU: o estan amb Catalunya, o estan amb el PP, que té com a únic objectiu esgotar la legislatura com abans millor”, ha conclòs Fernández.

Estupefacció i desconcert

L’esmena socialista al Congrés dels Diputats està acompanyada de la moció que presentarà el Grup Socialista al Parlament de Catalunya, instant el Govern català a definir mesures concretes en matèria econòmica. Segons la portaveu econòmica del Grup Socialista, Rocío Martínez-Sampere, ha assegurat que la moció està propiciada per “l’estupefacció i el desconcert en que ens ha sumit la desorientació del Govern en matèria econòmica”. La moció, que consta de sis punts, demana al Govern que concreti el Pla de Govern que s’ha presentat aquesta setmana, que presenti els pressupostos i els acords de la cimera. També reitera la demanda de retirar l’eliminació de l’impost de succesions perquè “si es manté implica que el govern vol ser fort amb els febles i feble amb els poderosos”.

El text també emplaça l’executiu català a convocar els mecanismes bilaterals Estat-Generalitat per donar compliment al model de finançament previst per l’Estatut. Sobre aquest model de finançament, Martínez-Sampere ha assegurat que tant els dirigents de CiU com el Govern català “no se’l creuen i el menystenen, quan l’haurien de defensar fins la darrera coma”. Segons la diputada socialista,“el Govern no només no fa sinó que desfà, i posa el focus de l’atenció en el PSC”, quan en realitat “el PSC no és part del problema com volen fer creure sinó que estem liderant la solució, que és el que haurien de fer ells”. Finalment, ha recordat que amb l’esmena del Congrés i la moció del Parlament de Catalunya “els estem oferint una solució, i si no s’hi sumen serà la constatació més clara que no volen treballar per solucionar els problemes de Catalunya”.

Facebook



Buscar
Archivos

Te encuentras en los archivos del blog Blog de Daniel Fernández para mayo de 2011.

  • [+]2012 (57)
  • [+]2011 (150)
  • [+]2010 (73)
  • [+]2009 (51)
  • [+]2008 (53)
  • [+]2007 (49)
  • [+]2006 (48)
  • [+]2005 (18)
  • [+]2004 (12)


A FAVOR DE ESPAÑA Y DEL CATALANISMO

A FAVOR D'ESPANYA I DEL CATALNISME


Contador de estadsticas - Blog Daniel Fernndez