Archivo de septiembre de 2011

El Presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, firmó ayer el decreto de convocatoria de las elecciones y la disolución de las Cortes. Estamos disueltos. 

“La vida, decía Kierkegaard, sólo puede ser entendida mirando hacia atrás, aunque debe ser vivida mirando hacia adelante –o sea-, hacia algo que no existe”. Estos días rezagados del verano de la villa y Corte invitan a mirar hacia atrás. Hacia una legislatura que se inició realmente el 15 de septiembre del 2008 con el anuncio de la quiebra de Lehman Brothers. Han sido cuatro años ejerciendo nuestra responsabilidad como diputado que respalda a un Gobierno que afronta la mayor crisis económica desde la Segunda Guerra Mundial. ¿Hemos cometido errores? Sin duda alguna. Los que han permanecido con los brazos cruzados y media sonrisa en el rostro no han cometido ninguno. Pero en todo momento hemos puesto –el Presidente Rodríguez Zapatero el primero-  los intereses del país por delante de los de nuestro partido o de provechos particulares (no todos pueden decir lo mismo). Y hasta el último momento estamos defendiendo que la salida de la crisis y el cambio de modelo productivo no puede dejar en la cuneta a los más débiles, ni destruir los elementos constitutivos de nuestro estado del bienestar –sanidad, educación, pensiones y dependencia-.

Jesús Quijano –Catedrático de Derecho Mercantil, portavoz del Grupo Socialista en la Comisión Constitucional,  brillante y sosegado diputado socialista por Valladolid-, se despidió de la Cámara el pasado jueves con estas palabras: “Un viejo amigo me dijo en una ocasión: donde vayas y hayas propios y ajenos –dicho esto metafóricamente- procura incrementar el afecto de los propios y el respeto de los ajenos, y ofrécelo, hazlo tu también en buena reciprocidad. Si así hubiera sido me doy por absolutamente satisfecho.” Puede darse plenamente por satisfecho. Para nosotros, compartir Grupo Parlamentario, tarea, esfuerzo y compromiso con diputados como Jesús Quijano, ha sido y es un honor y un motivo de orgullo. Disueltos, seguiremos practicando el consejo de su viejo amigo. Y volveremos a mirar hacia delante.

Un retroceso moral

EL PAÍS, 26.09.2011

La fiesta de los toros es una de las creaciones más originales de la cultura hispánica, y es a la vez portadora de los valores humanos más universales: coraje, grandeza, vergüenza, lealtad, ritual de la muerte, dominio de la animalidad dentro del hombre y fuera de él, creación de belleza a partir de su contrario, el caos y el miedo. ¿Sería posible que esa invención cultural original sucumbiese a un conformismo que apenas tiene la apariencia de universalidad, la universalidad sin sabor de McDonald o de Coca-Cola? Si algún día las corridas de toros desapareciesen sería una gran pérdida para la humanidad y para la animalidad.

Estaríamos ante una pérdida cultural y estética, por supuesto, pero también ante un quebranto ético. A algunos, la prohibición de la tauromaquia les parece un “progreso” de la civilización. Mera apariencia. El animalismo no es una extensión de los valores humanistas, sino su negación: porque, intentando alzar a los animales hasta el nivel en el que debemos tratar a los hombres, necesariamente rebajamos a los hombres al nivel en el que tratamos a los animales.

No niego que tengamos deberes hacia los animales. Es inmoral traicionar las relaciones de afecto que mantenemos con nuestros animales de compañía. A los animales domésticos, que son criados por su carne, su lana o su fuerza de trabajo, es inmoral tratarlos como “objetos”, como se hace en las escandalosas formas de ganadería industrial mecanizadas; pero aceptamos que es moral matarlos. Y con los millones de especies de animales salvajes que pueblan océanos, montañas y bosques tenemos deberes ecológicos, como el respeto de los ecosistemas o de la biodiversidad.

El toro de lidia no entra en ninguna de esas categorías. No es un animal salvaje, puesto que es criado por el hombre, ni un animal doméstico, puesto que cualquier tauromaquia supone la preservación de su instinto natural de hostilidad hacia el hombre llamado “bravura”. Para este animal, una vida conforme a su naturaleza insumisa e indomable debe ser una vida libre y natural, y una muerte conforme a su naturaleza de animal bravo debe ser una muerte en la lucha contra aquel que atenta contra su libertad y le contesta a su supremacía en su propio terreno. Vivir libre y morir luchando es el destino del toro de lidia.

Cualquiera prohibición sería un retroceso moral. El sentido y el valor de la corrida de toros descansan sobre dos pilares: la lucha del toro que no debe morir sin haber podido expresar sus facultades ofensivas o defensivas; y el compromiso del torero, que no puede afrontar a su adversario sin jugarse la vida. El deber de arriesgar la propia vida es el precio que uno tiene que pagar para tener el derecho a matar al animal respetado, en vez de sacrificarlo de una manera oculta y mecanizada.

Entretanto, debemos confesarlo: ningún argumento podrá jamás convencer a los que representan la corrida como la tortura de un animal inocente. Ni que en su lucha exprese su naturaleza de animal bravo, ni que queriendo evitar la muerte de unos cuantos se condena en realidad a toda la especie, ni la comparación entre la corta y abyecta vida de las terneras criadas en batería y los toros criados en plena libertad… les convencerá. Estos argumentos serán siempre insuficientes ante la reacción inmediata y pasional del que se indigna y grita “¡No, eso no!”.

Es cierto que a esta reacción los aficionados oponen muchas veces su propia pasión. Podríamos quedarnos en esa oposición de pasiones si ellas mismas se quedarán ahí. Pero el problema es que una de ellas exige la prohibición de la otra. Y aquí es donde el papel del político debe ser el de mantenerse razonable diciéndose: “Si algún día las corridas de toros desaparecen, será porque ya no despiertan pasión alguna. Hasta ese momento es prudente dejar a cada cual con su pasión y hacer que prevalezca el principio de libertad”.

Francis Wolff, catedrático de Filosofía de la Universidad de París y autor de Filosofía de las corridas de toros

Daniel Fernández adverteix que en campanya “CiU i els seus candidats es comportaran com a panteres contra els socialistes i faran de Chihuahua quan parlen dels seus amiguets del PP

El portaveu adjunt del Grup Socialista al Congrés dels Diputats i membre de l’executiva del PSC, Daniel Fernández, ha afirmat avui que “s’ha acabat una legislatura complexa amb una votació rellevant en què una coalició en defensa dels grans patrimonis encapçalada pel senyor Rajoy i Duran i Lleida de subaltern, va perdre una votació on la majoria del Parlament volia que aquells que més tenen aportin més en la sortida de la crisi”. “Els socialistes catalans treballarem perquè aquesta coalició en defensa dels grans patrimonis no guanyi les eleccions, perquè el senyor Rajoy no sigui president del Govern i ho sigui Alfredo Pérez Rubalcaba, que té una idea molt clara: per a la sortida de la crisi, aquells que menys han patit les seves conseqüències han d’aportar més”, ha indicat.

En declaracions als mitjans a Mataró acompanyat pel delegat del Govern a Catalunya, Joan Rangel, durant unes jornades de debat organitzades per la Federació del Maresme del PSC, Fernández ha explicat que “a les properes eleccions els catalans decidiran si volen un Govern presidit per Alfredo Pérez Rubalcaba o un Govern presidit per Mariano Rajoy. La nostra campanya tindrà un únic adversari: el PP”.

En aquest sentit, el dirigent socialista ha assegurat que “de CiU esperem molt poca cosa, esperem el de sempre: CiU i els seus candidats es comportaran com a panteres contra els socialistes i faran de Chihuahua quan parlin dels seus amiguets del PP”.

S’han abstingut en la votació per recuperar l’Impost de Patrimoni

El Congrés dels Diputats ha finalitzat avui les seves sessions abans de les eleccions generals del proper 20 de novembre. Avui s’hi ha aprovat la recuperació temporal de l’Impost de Patrimoni, que ha comptat amb els vots de l’esquerra parlamentària, mentre que el PP i CiU s’han abstingut. El diputat del PSC i portaveu adjunt al Congrés, Daniel Fernández, ha constatat després de la votació que “la dreta catalana i espanyola han demostrat una vegada més que no volen que qui més té més pagui”. “Acabem la legislatura amb la demostració palpable que ni CiU ni PP tenen cap interès que els grans patrimonis contribueixin a la sortida de la crisi”, ha afirmat.

Fernández ha dit que Mas i Duran “haurien de preocupar-se més dels catalans i catalanes que estan patint les conseqüències de la crisi i menys dels seus amics milioneuristes”, i ha explicat que gravar els patrimonis de més de 700.000 euros “és gravar els grans patrimonis, obtinguts per herència o per circumstàncies personals, socials i laborals molt i molt favorables”. “Encara que PP i CiU no ho vulguin”, ha dit, “les persones amb aquest elevat patrimoni han de col•laborar en la recuperació econòmica i la sortida de la crisi”.

El trienio de la mano visible

EL PAÍS, 18.09.2011

El 15 de septiembre de 2008 colapsó Lehman Brothers; el pánico se apoderó de los parqués de medio mundo, los mercados de crédito se secaron, el comercio mundial se paralizó y la crisis financiera que había comenzado en Estados Unidos se extendió al resto de las economías avanzadas.

Yo estaba aquel día con el profesor Stiglitz en el aeropuerto de Newark. Entre tanto caos, él solo repetía su certeza de que aquello certificaba el fin de un dogma que había dominado el pensamiento económico y político durante los 30 años precedentes, y según el cual una suerte de mano invisible garantizaba que los mercados financieros se autorregulasen y tendieran al equilibrio..

Han pasado tres años de aquello, y podemos decir que éste ha sido precisamente un trienio de características opuestas en el que la mano visible del Estado ha cobrado un gran protagonismo. Un libro recientemente publicado por Oxford University Press y coordinado por el premio Nobel mencionado recoge en su título el comienzo de un nuevo tiempo (Time for a visible hand). Aunque el libro se centra en el caso norteamericano y en la reforma del sistema monetario internacional, creo que la etiqueta puede aplicarse perfectamente para resumir el conjunto de decisiones económicas que se han tomado en todas las economías afectadas por la crisis durante este corto periodo de tiempo. En estos tres años ha sido el Estado el encargado de liderar todos los pasos que se han dado en cada fase de la crisis. Y cuando me refiero al Estado, me refiero en último término a la acción política de los Gobiernos que desplegaron sus decisiones económicas a través de nuevas regulaciones y mediante el desembolso de cuantiosos fondos públicos para mantener la economía a flote. El protagonismo público ha sido evidente en las cuatro fases de la crisis: estabilización, rescate, regulación y recuperación.

Durante las primeras semanas de la crisis, cuando los ciudadanos comenzaron a temer por sus depósitos bancarios, los Estados estabilizaron la situación, garantizando todos los depósitos y creando líneas de crédito para que los bancos pudieran canjear parte de sus activos por fondos públicos para hacer frente a pagos de corto plazo. Al mismo tiempo, los bancos centrales abrieron ventanillas de liquidez inmediata ante la parálisis del mercado interbancario. Estas acciones se han mantenido hasta fechas recientes. La estabilización del sector financiero culminó con la intervención de los bancos que se comprobaron insolventes. Estas intervenciones se produjeron al principio en EE UU y Reino Unido, pero se fueron extendiendo después a Alemania, Austria, Grecia, Portugal e Islandia, por mencionar solo algunos entre una veintena de países. Finalmente, estas inyecciones de dinero público llegaron a España mucho más tarde (entre 2010 y 2011), justo cuando en EE UU el Estado ya estaba saliendo del capital de los primeros bancos intervenidos entre 2007 y 2008, lo que da idea de nuestro retraso a la hora de abordar una reestructuración bancaria imprescindible.

Las políticas de rescate de la economía real también se pusieron en marcha muy pronto y se mantuvieron casi dos años. Fue la primera cumbre del G-20 en Washington, en noviembre de 2008, la que impulsó una acción coordinada de estímulos fiscales equivalente al 2% del PIB de todas las economías avanzadas. Las obras públicas proliferaron (como el Plan E en España o el Rebuilding America en EE UU) y los recortes de impuestos se generalizaron en la mayoría de los países de la OCDE con el fin de mantener el consumo y retrasar así las quiebras empresariales y los despidos masivos. Los planes sectoriales, como el del automóvil en Detroit o las soluciones específicas a los problemas de las plantas de Opel y Seat en Alemania y España, también consumieron importantes recursos públicos. Cuando la recesión fue inevitable y el paro comenzó a crecer de forma vertiginosa, los generosos sistemas de desempleo de los Estados de bienestar europeos también dedicaron miles de millones de euros para tratar de mantener una parte del nivel de vida de muchos desempleados.

En estos tres años, los poderes públicos también han hecho un trabajo ingente para desarrollar nueva regulación allí donde la habían desmontado en décadas anteriores. Liderados por el G-20, el Foro de Estabilidad Financiera y el nuevo proceso de Basilea III, la comunidad internacional ha mejorado sustancialmente la regulación prudencial y ha recomendado nuevos límites al apalancamiento de las entidades con tamaño sistémico. También ha habido avances importantes en la UE, al introducir un supervisor bancario para toda la zona. Incluso algunos países han puesto límites a los sueldos de los directivos bancarios, han limitado las operaciones en Bolsa a corto plazo y en descubierto, y también han mejorado en la lucha contra los paraísos fiscales especialmente en Luxemburgo o Suiza.

Finalmente, el área donde el trienio de la mano visible probablemente se prolongará de forma más evidente es en el de las políticas de recuperación económica. En momentos de máxima incertidumbre, como los que vivimos, ni los consumidores ni los empresarios toman decisiones si el sector público no marca la senda y toma los primeros riesgos. En estas circunstancias, retirar al Estado sirve de poco, porque el sector privado no ocupa ese espacio, los ciudadanos ahorran sus recursos y los empresarios posponen sus decisiones de inversión. Solo desde la acción política decidida se puede desbloquear esta situación de parálisis y encender la mecha de la reactivación y el empleo. Las inversiones en capital físico, humano y tecnológico y una política industrial activa en nuevos sectores, como los que ha marcado Obama en EE UU o la Estrategia 2020 en la UE, resultan cruciales en esta última etapa. Este es el papel estratégico del Estado dinamizador que resulta crucial para salir de las grandes recesiones y para avanzar en las transformaciones estructurales por el lado de la oferta como las que necesita nuestra economía. Nuestro país tiene aquí todavía mucho por hacer, y una parte de la próxima campaña electoral debería centrarse precisamente en esta cuestión tan importante en torno al papel estratégico de las inversiones y el impulso a los sectores de futuro.

Quizá en fechas próximas la bancarrota (explícita o camuflada) de Grecia sea para los mercados de deuda pública lo que el colapso de Lehman Brothers fue para los mercados financieros hace tres años. La respuesta, en todo caso, será otra vez de carácter político e implicará necesariamente un fortalecimiento de los mecanismos gubernamentales. Probablemente reforzará aún más el incipiente gobierno económico europeo que se va abriendo camino con tantas dificultades y quizá genere nuevas instituciones supranacionales (como un Tesoro europeo o un sistema de eurobonos). A nivel mundial, son cada vez más los académicos y los políticos que ven con buenos ojos la reforma del sistema global de reservas y el fortalecimiento de las instituciones financieras internacionales que serían necesarias para gestionarlo.

Este verano he vuelto a charlar con el viejo profesor y hemos recordado aquella tarde de hace tres años en el que la economía mundial se desplomaba. Lo hicimos en un encuentro de economistas de escuelas teóricas distintas , y no me sorprendió encontrar una convicción cada vez más extendida, la de que la recuperación definitiva de la economía y la gobernanza de la globalización requerirán de más gobierno, incluso más allá de los Estados-nación, para que las soluciones sean verdaderamente sostenibles. Es decir, que el trabajo de la mano visible, en una nueva fase de más inversión, mejor regulación y más supranacionalización gubernamental, no ha hecho más que empezar. Veremos si una vez más las ideas económicas preceden a la acción política, pero esta vez en la dirección correcta.

Carlos Mulas-Granados, profesor titular de economía de la Universidad Complutense de Madrid y director de la Fundación Ideas

El portaveu adjunt del Grup Socialista al Congrés dels Diputats, Daniel Fernández, s’ha referit avui a les declaracions que ha efectuat el President de la Generalitat, Artur Mas, sobre la recentment proclamada candidata del PSC a les properes eleccions generals. “Necessitem un President de la Generalitat que governi per tots els catalans i no un líder de CDC que desqualifiqui l’adversari i retalli la sanitat i l’educació de tots”, ha dit Fernández, que ha considerat, a meś, que “és evident que al mateix temps que ataca els i les socialistes està cuinant un pacte amb el Partido Popular”.

Segons Fernández, “novament la dreta catalana es comporta com una pantera amb l’esquerra catalana i com us ós de peluix amb la dreta espanyola”. El diputat socialista ha lamentat, a més que “Artur Mas no ha assumit encara el seu paper com a cap de l’executiu català i continua excedint-se en les seves declaracions públiques cap als dirigents de les formacions polítiques que no són la seva“. “Que es deixi estar de sectarismes impropis del càrrec que exerceix, i que es deixi de menystenir els diputats del PSC”, li ha suggerit.

En aquest sentit, Daniel Fernández ha recomanat a Artur Mas que “en comptes de desqualificar, faria bé d’explicar que a data d’avui els catalans comptem amb un sistema de finançament deu vegades superior al que van pactar Artur Mas i José María Aznar l’any 2001″. “Si fos per CiU i pel PP, avui el Govern que el senyor Mas presideix comptaria amb 2421 milions menys per fer front als reptes del país”, ha conclòs.

El Prat, listo para volar alto

El aeropuerto barcelonés tiene hoy los mismos instrumentos y reglas de juego que cualquier otro para competir

EL PERIÓDICO, 17.09.2011

Hace poco Barcelona fue escogida capital mundial de la telefonía móvil como resultado de un esfuerzo colectivo capitaneado desde el 2004 por el ayuntamiento de la ciudad con el firme apoyo, durante todos estos años, de la Generalitat de Catalunya y el Gobierno de España. La trascendencia económica de la decisión significó una alegría para todos. Y para algunos, la satisfacción de comprobar que una de las principales razones de la elección de Barcelona frente a París, Múnich o Milán fue el excelente nivel de infraestructuras de nuestro país.

Esto me ha llevado a pensar en la falta de fundamento real de algunas de las críticas que reiteradamente oímos sobre la calidad o cantidad de las infraestructuras; en particular, tras estos últimos ocho años de continua inversión por parte del Gobierno de España y del Govern de la Generalitat. Es cierto que hay todavía carencias a paliar y aspectos a mejorar. Y hay que ponerse a ello y no bajar la guardia. Pero a veces somos tan críticos con nosotros mismos como país que, en vez de proyectar una imagen positiva que genere confianza, dentro y fuera, estamos haciendo un ejercicio de contrapropaganda, lo que asusta a posibles inversores. Recuerdo que, no hace mucho, en el debate público parecía que las infraestructuras -su ausencia, su ineficiencia o su mala gestión- eran el principal problema del país y un lastre para competir.

Como la calidad de las infraestructuras ha sido fundamental para ganar la capitalidad de la telefonía móvil, seguro que a esa valoración ha aportado mucho la calidad y posibilidades de crecimiento del aeropuerto de Barcelona, que, por ejemplo, ha incrementado las conexiones intercontinentales un 74% en los últimos cuatro años. Y eso me ha llevado a recordar el debate recurrente sobre su gestión. Este debate ha mezclado la razonable demanda de más capacidad para competir a través de una gestión individualizada y autónoma con la demanda del mero control político sobre la gestión del aeropuerto. Legítima y respetable demanda, sí, pero que por sí sola no garantiza un aeropuerto más competitivo al servicio de la economía catalana.

Hoy, gracias a las reformas legales impulsadas por el Ministerio de Fomento, el aeropuerto continúa manteniendo la titularidad pública, a la vez que es capaz de competir con otros aeropuertos en igualdad de condiciones. Y eso lo saben las empresas, de primera fila mundial, que forman los seis consorcios interesados en participar en el concurso para conseguir la gestión durante los próximos 20 años.

El consorcio que gane el concurso para la gestión del aeropuerto (espero que todos ellos acaben presentando una oferta firme el próximo 31 de octubre) sabe que:

•Tendrá libertad a la hora de fijar las tarifas. Es decir, podrá decidir libremente todas las tarifas que se cobran en el aeropuerto (ya sean las que se pagan por el aterrizaje de un avión o por la hora del párking) en el marco regulado por la directiva comunitaria, con las mismas condiciones que hoy pueden tener los aeropuertos de Londres, París, Fráncfort, Múnich, Roma, etcétera. En caso de desacuerdo con las aerolíneas, la autoridad reguladora independiente arbitrará la discrepancia.

•En cuanto a la capacidad de invertir en el aeropuerto, el gestor deberá cumplir con un programa mínimo de inversiones definido en el plan director ya aprobado. A partir de ese mínimo, tendrá libertad para ampliar las inversiones que desee realizar en el marco del sistema de recuperación de dichas inversiones a través de las tarifas. Tal y como dice la directiva y exactamente igual que cualquier otro gestor aeroportuario europeo.

•Por lo que respecta a los slots, la normativa comunitaria y el real decreto en tramitación dejan bien claro que su asignación es un tema de negociación exclusiva entre los gestores aeroportuarios y las compañías aéreas, sin intervención de la Administración y sin la posibilidad de negar el aterrizaje a ninguna compañía si existe capacidad, como es el caso.

Y todo ello, sin olvidar que las instituciones catalanas tendrán una participación determinante en el control de esta gestión y en la fijación de las decisiones estratégicas de futuro a través del consejo rector del aeropuerto.

Esto nos conduce a la certeza siguiente: tras las reformas que el Gobierno de España ha desarrollado, el aeropuerto de Barcelona tiene los mismos instrumentos y las mismas reglas de juego que cualquier otro para competir, y por eso puede y debe situarse en la posición nacional e internacional que le corresponde sin impedimentos. Hoy podemos decir que el aeropuerto de Barcelona-El Prat está listo para volar tan alto como la sociedad y la economía catalana quieran y sepan impulsarlo.

Isaías Taboas, Secretario de Estado de Transportes.

Tristram Hunt es la garantía de que una determinada  tradición historiográfica inglesa –rigor, exhaustividad, elegancia rayana con la exquisitez, inteligibilidad-, tiene cuerda para rato. “El gentleman comunista” es una de esas biografías en las que el lector puede ver, con total claridad, el árbol, unos cuantos árboles y el bosque. Es más que una biografía: es un época que te atrapa y que nos interroga sobre la que nos ha tocado vivir. Léanlo. No se arrepentirán.

Friedrich Engels queda magistralmente retratado por Hunt. Cada contradicción que acumula lo hace más atractivo a nuestro ojos: burgués de la industria algodonera de día/revolucionario comunista de noche; materialista histórico convencido/ admirador de las grandes individualidades históricas; irremediablemente mujeriego/ autor del texto fundamental del feminismo socialista; hombre de acción apasionado por lo militar/intelectual y erudito capaz de beberse toda la creación filosófica, política, antropológica y científica de la prodigiosa segunda mitad del siglo XIX. 

“El gentleman comunista” es una penetrante y sugestiva visión del corazón de Europa –Alemania, Francia, Países Bajos y Gran Bretaña- desde el romanticismo y el liberalismo postnapoleónico hasta el capitalismo globalizado, el positivismo y el socialismo.

Engels, poco antes de morir le dijo al economista y político alemán, Werner Sombart, que “todo el pensamiento de Marx, más que una doctrina, es un método. Más que dogmas prefabricados, ofrece ayudas para proseguir la investigación y el método para llevarlas a cabo.” Lástima que Plejánov y Lenin no lo entendieran así. Nosotros, que formamos parte de una tradición socialdemócrata que nunca aceptó dogmas que pusieran en peligro el valor de la libertad, deberíamos, en cambio, reconocer que hemos sido demasiado indulgentes frente al capitalismo financiero sin freno ni regulación, y demasiado débiles frente al fundamentalismo del libre mercado. Lamentablemente, la Manchester de Engels ocupa un espacio central en nuestro globalizado mundo.

El Congrés aprova la tramitació d’una iniciativa legislativa popular (ILP) per permetre les emissions de la televisió pública catalana

El Congrés dels Diputats aprova aquesta tarda la tramitació d’una iniciativa legislativa popular (ILP) que obre les portes per tal que TV3 es pugui veure al País Valencià. La iniciativa té com a objectiu “que es garanteixi la recepció directa de les emissions de les ràdios i televisions autonòmiques que es facin de manera íntegra o majoritària en les llengües incloses en l’àmbit de protecció de la Carta Europea de les Llengües Regionals o Minoritàries en aquelles comunitats autònomes amb les quals comparteixin llengua”.

El portaveu adjunt del Grup Socialista al Congrés, Daniel Fernández, ha destacat que el PSC “continuarà treballant per tal que TV3 es pugui veure al País Valencià”, cosa que no es produeix des que l’any 2007 el Govern del PP al País Valencià va prohibir la seva emissió. Amb la votació d’avui, ha dit, els socialistes “reafirmem, una vegada més, el nostre compromís per tal que TV3 normalitzi les seves emissions al País Valencià”.

Facebook



Buscar
Archivos

Te encuentras en los archivos del blog Blog de Daniel Fernández para septiembre de 2011.

  • [+]2012 (57)
  • [+]2011 (150)
  • [+]2010 (73)
  • [+]2009 (51)
  • [+]2008 (53)
  • [+]2007 (49)
  • [+]2006 (48)
  • [+]2005 (18)
  • [+]2004 (12)


A FAVOR DE ESPAÑA Y DEL CATALANISMO

A FAVOR D'ESPANYA I DEL CATALNISME


Contador de estadsticas - Blog Daniel Fernndez