Archivo de noviembre de 2011

El resultado de las elecciones generales ha supuesto una derrota sin paliativos para los socialistas. Su magnitud supone el fin de una etapa en la vida de nuestro partido y el inicio de un nuevo tiempo. Los Congresos del PSC y del PSOE deberán responder a este reto.

Las derrotas siempre han tenido una mayor carga épica que las victorias. Pero, a estas alturas de la película, comprenderán que no nos importaría prescindir de alguna tonelada de épica a cambio de saborear alguna victoria, por muy pedestre que ésta fuera.

Las victorias, en cambio, suelen producir escenas ramplonas, de escasa elegancia que, con el paso del tiempo, llenan de sonrojo a los que las protagonizaron. Suelen provocar “subidones” ajenos a cualquier principio de prudencia o moderación. Este es el caso de CiU. Sus resultados en Catalunya han sido interpretados por Mas como una “barra libre” para seguir desmontando los servicios públicos.

Claro que en su “Govern dels millors” habita un Conseller que le tiene tomada la delantera. Boi Ruiz, actual Conseller de Salut, que en su anterior vida era presidente de la patronal de hospitales concertados, acaba de defender un modelo de de seguros privados a partir de un nivel determinado de renta. En otras palabras, ha defendido una  sanidad pública sólo para los pobres. En otras palabras, ha defendido el fin de nuestro modelo de sanidad pública, universal y de calidad. La liquidación de unos de los mejores modelos sanitarios del mundo. En otras palabras, ha defendido que la salud de los catalanes puede ser un buen negocio para sus amigos. 

Ah! Se nos olvidaba. Lo hizo en el marco de un debate sobre el futuro de la sanidad organizado por la patronal de las clínicas privadas de Catalunya. Al menos hay que reconocerle a Ruiz que él no engaña a nadie. Tiene el descaro de los vencedores.

Aquest matí s’ha constituït el Grup Parlamentari Socialista al Congrés dels Diputats. El diputat del PSC i portaveu adjunt del Grup Parlamentari Socialista, Daniel Fernández, ha destacat que la màxima prioritat dels diputats i de les diputades del PSC “serà la defensa del nostre model sanitari de qualitat i universal”. En aquest sentit, ha afirmat que “farem una defensa fèrria d’aquest model sanitari enfront d’una dreta catalana i espanyola que el vol desmantellar, que vol fer negoci amb la salut dels ciutadans i que vol col•locar el sistema sanitari català i espanyol al servei de les mútues privades”.

Fernández ha explicat que en la defensa d’aquest model sanitari “posarem la nostra força, la nostra empenta a través de diverses iniciatives i farem que aquesta qüestió sigui un element central del debat polític i parlamentari durant els propers mesos”. Des d’aquest moment, ha afegit, “els diputats i les diputades del PSC ens comprometem a treballar per Catalunya, pels seus interessos, per sortir de la crisi i per tal que aquesta sortida de la crisi sigui una sortida amb tots, que ningú se’n quedi al marge”.

El portaveu adjunt del Grup Socialista destaca que el proper Congrés del PSOE haurà de ser de radicalitat democràtica, de responsabilitat, d’unitat i d’Europa

El diputat del PSC i portaveu adjunt del Grup Socialista al Congrés, Daniel Fernández, ha destacat avui en el transcurs del Comitè Federal del PSOE que a partir d’ara “es tanca una etapa i se n’obre una altra” al partit, perquè José Luis Rodríguez Zapatero deixa el lideratge després d’11 anys al capdavant del projecte socialista. Fernández ha lloat Zapatero i ha dit que el PSC està“orgullós” d’haver compartit aquesta etapa amb l’encara secretari general del PSOE. “En aquesta ultima etapa tan difícil”, ha recordat, “ens ha donat una lliçó de patriotisme en majúscules”.

Daniel Fernández ha explicat que el proper Congrés del PSOE, com també el del PSC, haurà de ser un congrés de “radicalitat democràtica” perquè els ciutadans han parlat i ara toca escoltar la veu dels militants; un congrés de “responsabilitat”, per tal de respondre als set milions de votants que ha tingut el partit a Espanya i els 920.000 a Catalunya; d’ “unitat”, per tal que després de la seva celebració es treballi de forma conjunta, i d’”Europa”, que ha de ser al centre dels debats de cara al futur.

Volvemos de votar. Hay elecciones y elecciones. Hay elecciones en las que decidimos quien va a gobernar nuestra ciudad, nuestro país. Y hay elecciones donde se decide algo más. En las de hoy decidimos mucho más. Decidimos cómo será Catalunya y el conjunto de España dentro de una década. Porque el país no será el mismo si la salida de la crisis –una crisis profunda, europea y global- es gobernada por unos u otros. 

En el Reino Unido, decenas de miles de jóvenes estudiantes británicos llevan más de un año movilizados para impedir un aumento de las matrículas universitarias que impulsa el gobierno de conservador-liberal de David Cameron. El grupo estudiantil The National Campaign Against Fees and Cuts, liderado por Michael Chessum, es el organizador de las movilizaciones.

La propuesta de triplicar las matrículas universitarias supone, además, en el caso del partido liberal, un verdadero fraude electoral, ya que su magnífico resultado en las pasadas elecciones se basó, en buena medida, en el compromiso de no incrementar dichas matrículas, lo que le granjeó un apoyo electoral masivo entre los jóvenes.

Hoy, el partido liberal está hundido en las encuestas. Pero este hundimiento no paralizará unos aumentos de matrículas que el Gobierno de Cameron está aplicando al mismo tiempo que se niega a incrementar la presión fiscal sobre los sectores más pudientes de la sociedad británica. Sin duda alguna, la situación hoy sería otra si el resultado electoral también hubiera sido otro. Pero esta reflexión sólo tiene sentido práctico si se realiza antes de votar. Compartiran ustedes conmigo que si se realiza después tiene una menguada utilidad, a pesar de ser igual de cierta.

El candidat número dos per Barcelona recorda “si aquest debat no s’ha celebrat avui no ha estat pel PSC, que ha participat en tots els debats electorals d’aquesta campanya”

El número dos de la candidatura del PSC per Barcelona, Daniel Fernández, ha lamentat avui que la cadena de televisió privada 8tv“hagi anul•lat un debat que havia avalat en una resolució la Junta Electoral Provincial i que garantia la presència del PSC, la primera força política a Catalunya en totes les eleccions generals”. “Un debat de les característiques com el que plantejava avui la cadena no es pot fer sense el PSC”, ha apuntat Fernández, per qui un fet com aquest hagués suposat “deixar sense representació els ciutadans que ens han votat”.

“Si aquest debat no s’ha celebrat avui”, ha deixat clar Fernández, “no ha estat pel PSC, que ha assistit aquesta tarda a la televisió amb ganes de debatre i ha participat en tots els debats en els quals s’ha requerit la seva presència durant aquest campanya”.

Fernández ha explicat que s’han donat tota classe d’explicacions sobre els motius pels quals a la candidata Carme Chacón li era del tot impossible assistir aquest divendres a la convocatòria, a causa dels compromisos amb els diferents mitjans públics i privats de Catalunya, la seva presència a Madrid per assistir al Consell de Ministres i els actes del darrer dia de la campanya electoral.

Europa: crisis y respuesta

Vivimos una situación de emergencia en la que solo cabe reaccionar avanzando hacia la federalización de las políticas económicas y fiscales. Los debates, sin embargo, siguen siendo nacionales cuando el desafío es global

EL PAÍS, 13.11.2011

Sigue nuestra particular campaña electoral, mirando hacia dentro, sin levantar la mirada para analizar lo que pasa en Italia, en Grecia, en Portugal, en Irlanda… o en Francia. Nada parece importar para encontrar responsables de la crisis solo dentro de nuestras fronteras. ¡Por eso no existe una respuesta europea! Porque el debate sigue siendo nacional, aquí y en los demás países de la Unión, cuando el desafío es EUROPEO Y GLOBAL.

En cada país hay que hacer reformas estructurales de fondo para enfrentar una realidad nueva, mundial, donde las cosas han cambiado radicalmente y nos obligan a cambiar a nosotros. Pero además, y ahora en primer lugar, hay que GOBERNAR el espacio público supranacional que compartimos: el de la eurozona y el de la Unión Europea. Y no se está haciendo en serio.

Toca reconocer el coraje del Gobierno de España, que hace año y medio nos alejó de la zona más arriesgada de las turbulencias y de los ataques especulativos con gran coste político. Es justo hacerlo ahora cuando desde el PP, que se siente ganador en las encuestas, se pide consenso, y grandes acuerdos para enfrentar la crisis si llegan al poder. ¿Deberían decirles los socialistas que, llegado el caso, serían tan responsables como ellos han sido? No, porque no nos sale el juego de “mientras peor, mejor” que siempre practican desde la oposición. Porque con aciertos o con errores siempre estamos dispuestos a anteponer los intereses generales de España a los partidarios.

Pero la partida de lucha contra la crisis se juega en dos tableros: el de nuestra realidad como país y sus exigencias y el del espacio público que compartimos con los países del euro y con la Unión Europea en su conjunto. Por eso una parte fundamental de la faena que hay que hacer está en Europa, en sus instituciones, en la recuperación de un liderazgo que mire al espacio común, sin replegarse en una falsa visión de intereses particulares nacionalistas que nos lleva a la catástrofe ¡A TODOS!

Esta reiterada voz de alerta no tiene nada que ver con la campaña electoral. Es la misma que hace dos años y medio me llevó a plantearlo en el propio Consejo Europeo, coincidiendo con el primer debate -sin respuestas- sobre el problema de Grecia. Es la misma que he repetido en los foros en los que he participado desde entonces y en publicaciones diversas. Estamos en una situación de emergencia. No la del día a día que se nos ofrece en las noticias de Bolsa. Es una emergencia histórica que nace de una crisis financiera y económica global, sin una respuesta europea como condición para encarar una respuesta global.

¿Es tan difícil de entender que en una zona monetaria única tiene que haber una política económica y fiscal coherente? Parece inútil recordar que hace 20 años negociamos un Tratado de Unión Económica y Monetaria, no una Unión Monetaria y 17 políticas económicas y fiscales diferentes y divergentes.

Los que proclaman la desaparición del euro o las dos velocidades en la propia eurozona siguen echando leña al fuego con la errónea pretensión de salvaguardar intereses nacionales. Si alguna vez se retrocede en esa dirección el coste será inmenso y ningún país saldrá beneficiado. El mercado interior desaparecerá, víctima, entre otros efectos, de las devaluaciones irremediables y de las competitivas. Entonces tendrán que evaluar -otra vez a destiempo- el coste de la NO EUROPA.

En la encrucijada de Europa solo cabe reaccionar avanzando hacia la federalización de las políticas económicas y fiscales. Ni la marcha atrás ni esta carrera agónica de galgos persiguiendo a una liebre mecánica que nunca alcanzan. Necesitamos un gobierno de Europa, porque en este espacio se proveen bienes públicos que nos afectan a todos. No somos una suma de intereses nacionales, somos algo más y diferente, por eso la crisis es POLÍTICA y EUROPEA, aunque sea imprescindible hacer los ajustes y las reformas nacionales que la situación demanda.

En este suma y sigue de medidas parciales y agónicas, ahora es el turno de Italia. Pero con Italia se puede cometer el grave error de meterla en la recesión que la aleje de la solución de sus problemas reales. Si contemplamos sus cifras: deuda pública del 120% del PIB y solo un 42% de deuda de las familias, pero con una riqueza neta de los hogares italianos de 2,3 billones de euros (mayor que la de Alemania en términos per cápita); si vemos que la deuda pública y privada es del 260% (menor que la de Holanda, Reino Unido, Francia, Estados Unidos o Japón), llegamos a la conclusión de que no es, ni mucho menos, un país insolvente, aunque sea presa de la especulación y de su propia crisis política interna. Su presupuesto primario (sin el servicio de la deuda) tiene superávit. Y con esta deuda lleva muchos años.

El problema de Italia, más que su deuda pública que sin duda tiene que disminuir y tiene recursos para hacerlo, es que su productividad ha caído un 40% respecto de Alemania en los últimos 15 años, y está atrapada con un tipo de cambio en la Unión Monetaria que ha perjudicado su competitividad y asfixiado su crecimiento. Si la llevan a una fuerte recesión -con o sin Berlusconi- todo se hará más difícil.

Tiene que hacer las reformas estructurales que le permitan ganar competitividad y desendeudarse privatizando un sector público empresarial sobredimensionado y poco eficiente porque no está sometido a verdadera competencia.

Pero es el tablero europeo el más preocupante. Estamos equivocando la política, obsesionados por la crisis de la deuda sin tener en cuenta la crisis de crecimiento y empleo que está induciendo esta política de ajustes drásticos, sin la compensación de políticas activas para animar la demanda hasta que arranque la inversión privada.

Gobierno económico europeo significa modular el ajuste presupuestario sin renunciar a objetivos razonables de déficit; impulsar inversiones con el Banco Europeo de Inversiones y con el Fondo del mismo nombre; pedir a Alemania que utilice sus márgenes de crecimiento interno; acordar que el Banco Central Europeo cumpla una función semejante a la Reserva Federal; regular el funcionamiento del sistema en la Unión, incluida la tasa a las transacciones financieras, que no afectan al funcionamiento del sistema financiero sino a los movimientos especulativos a corto.

El Banco Central Europeo tiene que bajar los tipos al nivel de Estados Unidos o Reino Unido; debe comprar deuda soberana, sin excusas innecesarias, para limitar el poder de los especuladores y bajar drásticamente las primas de riesgo que arrasan la economía europea.

Claro que esto no significa que se permita la indisciplina en la eurozona. La gobernanza económica y fiscal de la Unión debe entenderse como cumplimiento de obligaciones para ser acreedores de la solidaridad del conjunto. Pero es absurdo que se cumplan estas obligaciones y los países se sigan ahogando a manos de los especuladores.

Tenemos que corregir el rumbo de la Unión y hay que hacerlo ya. Graduar en el tiempo la lucha contra el déficit, de manera acordada y con un paquete de premios y sanciones para todos por igual. El compromiso de estabilidad presupuestaria debe abarcar a todos los países de la zona euro. Y con ese compromiso debe ponerse en marcha el mecanismo del BONO EUROPEO hasta el límite del 60% de deuda que establece el Pacto de Estabilidad.

Al mismo tiempo, los países de la Unión, no solo del euro, tienen que mejorar su competitividad. Todos los acuerdos sociales y las reformas estructurales deben guiarse por ese objetivo de ganancias de competitividad, desde la negociación colectiva a la formación profesional, pasando por la simplificación administrativa o la reforma judicial. Nuestra opción no es competir por costes salariales bajos, sino por ganancias de productividad, por excelencia, por innovación.

Por eso insistiré en que la educación y la sanidad no son solo líneas rojas en defensa del Estado de bienestar, sino inversiones para mejorar nuestro capital humano del que depende nuestro futuro en la sociedad del conocimiento.

Felipe González, presidente del Gobierno de España entre 1982 y 1996

La campaña electoral de José A. Duran i LLeida está llamada a ser objeto de estudio en las facultades de ciencias políticas de todo el mundo durante las próximas décadas, pues despliega concienzudamente una estrategia ciertamente innovadora. Consiste, en primer lugar en insultar, zaherir o faltar al respeto a todos al mismo tiempo, para luego justificarse, autointerpretarse o, incluso, llegado el caso, disculparse. Hay que reconocer que en esa ardua tarea el candidato de UDC no realiza excepciones: andaluces, extremeños, homosexuales, inmigrantes, socialistas –con especial predilección por Carme Chacón-…No se han salvado ni sus obispos, ni la paternidad del Presidente de la República Francesa, ni la periodista Ariadna Oltra o un empresario holandés que lleva más de 29 años entre nosotros y tuvo la osadía de contradecirle.

He sostenido en este blog que la crispación y el nerviosismo que adornan la campaña de Josep A. Duran i LLeida tenía su origen en la poco halagüeña perspectiva de estar recorriendo un camino que le lleva, irremediablemente, hacia la irrelevancia política. A estas alturas de la contienda electoral creo que es de justicia matizar esta afirmación. Ciertamente, dicha perspectiva no explica por sí sola esta novedosa estrategia electoral. Me temo que algo también tiene que ver la sensación, cada vez más extendida, de que buena parte de CDC asiste con los brazos cruzados a esta campaña agónica del dirigente democratacristiano. Actos como el que ha protagonizado hoy rodeado de la vieja guardia de CDC no son sino una manera de acallar lo que es un secreto a voces.

¿Le pueden ir peor las cosas a Josep A. Duran i LLeida? Sí. Sin ir más lejos, esta mañana, su directora de campaña, Marta Llorens, nos ha informado que estaban de celebración en UDC porque Duran i LLeida había “salido vivo” del debate. Ciertamente cuando se fijan objetivos tan modestos, no hay duda de que las posibilidades de éxito son enormes. Me alegro, sinceramente de que Duran i LLeida haya sobrevivido al debate. Yo espero que sobreviva incluso al resultado electoral del próximo 20 de noviembre. Pero yo, si fuera él, me vendría a la cabeza aquella frase de Pío Cabanillas Gallas. “¡Al suelo, que vienen los nuestros!”. Pues eso.

Facebook



Buscar
Archivos

Te encuentras en los archivos del blog Blog de Daniel Fernández para noviembre de 2011.

  • [+]2012 (57)
  • [+]2011 (150)
  • [+]2010 (73)
  • [+]2009 (51)
  • [+]2008 (53)
  • [+]2007 (49)
  • [+]2006 (48)
  • [+]2005 (18)
  • [+]2004 (12)


A FAVOR DE ESPAÑA Y DEL CATALANISMO

A FAVOR D'ESPANYA I DEL CATALNISME


Contador de estadsticas - Blog Daniel Fernndez