Archivo de mayo de 2012

En representación del PSC asistimos ayer en Oviedo a la toma de posesión de Javier Fernández como Presidente del Principado de Asturias. Vivimos tiempos difíciles en los que se agradecen –y necesitan- palabras sobrias, responsables y comprometidas como las que escuchamos ayer al líder socialista asturiano. Vivimos tiempos difíciles en los que vale la pena poner en valor estirpes como la socialista asturiana – Manuel Vigil Montoto, Manuel Llaneza, Teodomiro Menéndez, Indalecio Prieto, Ramón González Peña…-: rigor, sacrificio y coherencia al servicio de los más débiles de nuestra sociedad.

Aprovechamos el viaje de vuelta a Barcelona para rematar la lectura de “España contemporánea (1814-1953)” de Jaume Vicens Vives.  El “Vicens de Marzorati”, sin alcanzar  una de las cotas alpinas del gigante de la historiografía que es Vicens Vives, no deja de ser el descubrimiento de una joya que capaz de iluminar en solitario el pasado –y lo que resultaba, sin duda, mucho más arriesgado- el oscuro presente de un franquismo en plena autarquía.

La opinión de un genio puede compartirse o no, pero nunca deja indiferente. A nuestro juicio, es excesivo, tal y como defiende Vicens Vives –siguiendo a Brenan y Salvador de  Madriaga- que la guerra civil se “volvió inevitable porque el Partido Socialista se escindió y porque el grupo revolucionario de Largo Caballero se impuso al reformista de Indalecio Prieto.” Pero es indudable que la división en el seno del socialismo español debilitó a la República. Nosotros, que siempre hemos sentido fascinación por Don Inda, extraemos una conclusión de aquellos tiempos trágicos, aplicable a estos tiempos difíciles: el acuerdo por encima de partidismos, la capacidad de sumar por encima de egoísmos y visiones particularistas, el abandono de pulsiones electoralistas,  son condiciones imprescindibles para afrontar con éxito las encrucijadas de la historia. Y no nos referimos al Partido Socialista. Pensamos en Catalunya y  España en esta dolorosa encrucijada.

Si, tal y como afirmó Winston Churchill, “el éxito es la capacidad de ir de error en error sin perder el entusiasmo” el Gobierno del PP no es, precisamente, un gobierno de éxito. Es evidente que va de error en error. Pero no podemos sostener que mantenga algo del entusiasmo con el que inició su singladura. Todo lo contrario. Todos ellos, empezando por Mariano Rajoy, forman un grupo entre melancólico, apesadumbrado y perplejo. Repitieron tanto que Zapatero y los socialistas eran la verdadera prima de riesgo de España que acabaron por creérselo. Y llegaron al poder con la sincera convicción de que su sola presencia al frente del Gobierno generaría la ansiada confianza de los mercados. Desgraciadamente, la realidad se ha alejado mucho de sus deseos. La desconfianza respecto a nuestra situación económica, no sólo no ha menguado, sino que se ha recrudecido, en buena parte, como consecuencia de los errores y contradicciones de la acción gubernamental.

El pasado jueves –bajo el peso de una inusual humedad madrileña- la mayoría absoluta del PP aprobó en el Congreso de los Diputados el mayor recorte en el Estado de Bienestar de la democracia. Los 10.000 millones de euros que se recortarán en sanidad y educación son el inicio de una política orientada a la disolución de nuestra sanidad y educación públicas usando el argumento-coartada de la crisis económica. La mayoría absoluta del PP impidió con sus votos la tramitación de los decretos como proyectos de ley, hurtando a la Cámara un debate imprescindible en temas que afectan a servicios públicos fundamentales. Votamos en contra. Y la derrota parlamentaria –por sus graves consecuencias sobre las familias trabajadoras- tuvo esta vez un sabor especialmente amargo.

Especialmente amarga fue también  para Winston Churchill su derrota electoral de 1945 frente al laborista Clement Attlee. El pueblo británico creyó que quien les había liderado en la victoria bélica no era la persona adecuada para liderarlos en la paz. Los españoles decidieron con su voto el pasado 20 de noviembre –antes lo habían decidido en Catalunya- que las derechas debían liderar el combate contra la crisis económica. Claro que ellas no tienen ningún Winston Churchill. Por no tener, ni siquiera tienen un Maura o un Cambó.

Daniel Fernández: “La cúpula de CDC necesita que fracase el pacto fiscal porque quiere la ruptura”

14.05.2012 Leonor Mayor

Pregunta- La victoria de Hollande ha sido una de las pocas alegrías que ha tenido el PSC en los últimos tiempos. ¿En qué beneficia este triunfo a su partido?

Respuesta- Abre nuevas esperanzas para la izquierda europea y también para la catalana. Más allá del tema ideológico, es una buena noticia para Cataluña. El cambio era imprescindible para modificar la política económica, para apostar por el crecimiento. Y también será positivo para la economía de Cataluña. Por eso, no deja de ser sorprendente el silencio del Govern de CiU respecto a la victoria de Hollande.

P.- El PSC ha puesto en marcha el proceso de primarias abiertas a la ciudadanía. Todo apunta a que Pere Navarro, Àngel Ros y Montserrat Tura pueden competir por ser candidatos a la Generalitat. ¿Es cierto que el partido no quiere que haya más de dos rivales?

R- Estamos redactando el reglamento con idea de aprobarlo en octubre. Cuantos más candidato haya, mejor, porque eso significa que más compañeros aspiran a liderar el proyecto para las elecciones catalanas.

P.- ¿No teme que el proceso fracase dado el escaso interés que la ciudadanía muestra por la política?

R.- Estamos convencidos de que va a ser positivo, pues el hecho de que los candidatos surjan de competiciones democráticas y no de cenáculos ya es positivo. Las primarias nos dan un valor añadido, que la gente valora en los partidos de izquierdas, no sólo porque defienden mejor el Estado democrático, sino porque van más allá en participación y democracia que los conservadores.

P.- Usted fue uno de los hombres fuertes en la campaña de Carme Chacón para liderar el PSOE. ¿Habrá primarias abiertas también en el PSOE? ¿Volverá Chacón a disputarle el liderazgo a Rubalcaba?

R.- El PSOE tomará esa decisión más adelante en una conferencia de organización. Tiene tiempo, Carme Chacón es, por lo que representa para el partido, absolutamente necesaria para el proyecto socialista y tiene mucho que decir.

P.- El PSC vive sus horas más bajas. ¿Tiene un plan para remontar?

R.- Tenemos que recuperar la confianza de la gente, que de forma muy rápida, la está perdiendo en CiU y PP. Tenemos que demostrar que hay otras maneras de salir de la crisis. Dar alternativas frente a unos gobiernos conservadores incapaces de sacarnos de este pozo.

P.- ¿cuáles son sus propuestas concretas?

R.- Hacemos la política de alternativa con la misma contundencia frente al Govern de CiU y al Gobierno del PP. CiU quiere aparecer como freno, pero es un acelerador del desmantelamiento del Estado del bienestar. Nuestras propuestas son variadas y van desde la introducción de un impuesto sobre las transacciones financieras que genere recursos orientados al crecimiento, hasta  una iniciativa específica a favor del empleo juvenil pasando por pedir más sacrificios a los que más tienen con la creación de un impuesto para las grandes fortunas o la recuperación del de Sucesiones. Además, como los recursos son limitados, creemos que se deben concentrar  los esfuerzos en incentivar ámbitos como la educación o la investigación y recortar en otras partidas.

P.- El PSC se renovó en un congreso el pasado diciembre, pero ha mantenido la misma estructura en el grupo parlamentario. ¿No es eso un lastre para el nuevo equipo?

R.- Hemos apostado por renovar combinando experiencia y novedad. A la larga este tipo de renovación es la que da buenos resultados.

P.- ¿Es un problema para su proyecto que su nuevo primer secretario, Pere Navarro, no sea diputado?

R.- Sería objetivamente mejor que fuese diputado, pero el hecho de que no lo sea nos obliga a subrayar su liderazgo en otros ámbitos, como el social, que para Navarro es fundamental ante una sociedad catalana que lo está pasando muy mal.

P.- Da la sensación de que existe una cierta descoordinación entre el partido y el grupo parlamentario…

R.- El partido está en un momento de oposición responsable y de presentación de alternativas. Eso significa oposición frontal a la reforma laboral del PP y CiU, al decreto de Sanidad o a la Ley de Estabilidad Presupuestaria. Y al mismo tiempo estamos dispuestos a dialogar en los temas en que se nos quiera tener en cuenta.

P.- ¿Cuál es la postura del PSC en el debate de los peajes?

R.- Los usuarios se resienten de las decisiones unilaterales de CiU de acabar con la política de apoyo a algunos vecinos. El Govern ha roto un pacto que venía funcionando desde hace ocho años.

P.- ¿El PSC apoya que el Gobierno ponga dinero en Bankia?

R.- El sistema financiero no puede sufrir un terremoto y hay que hacer lo posible para evitarlo, pero al mismo tiempo, exigimos transparencia y explicaciones al PP, responsabilidades a los gestores si las hay y que al final del proceso a la sociedad española se le devuelva lo que se ha avanzado. Que el coste sea cero.

P.- ¿Exigen lo mismo para Narcís Serra y el resto  de gestores de CatalunyaCaixa?

R.- Lo que ha pasado con Bankia no tiene nada que ver con nada de lo que ha ocurrido en el resto de las entidades españolas. La operación de Bancaja tenía sentido político, pero no económico.

P.- ¿Cómo van las negociaciones sobre el pacto fiscal?

R.- Pacto Fiscal, sí. Secesión, no. Ésa es nuestra postura. En el PSC tenemos un plan solvente y sólido y voluntad de negociación. A veces, escuchamos mensajes que llegan del entorno de CDC que no parecen ir en la línea de que quieren el pacto fiscal y no la ruptura. Más bien parece que quieren la ruptura y para ello necesitan que fracase el pacto fiscal. La mayoría de los votantes de CiU sigue siendo no independentista, pero da la sensación de que la cúpula quiere utilizar el pacto fiscal como una excusa y no para mejorar la financiación.

P.- ¿Cuál será su posición en materia lingüística si el Supremo ordena que el castellano sea también lengua vehicular en la escuela?

R.- El modelo actual,  tal y como está establecido y avalado por los tribunales, es el que debe aplicarse con normalidad. Nos negamos a convertir este tema en una guerra artificial. Qué casualidad que cuando CiU se decide a administrar sus relaciones con el PP por el pacto fiscal, el PP responda mitigando sus relaciones con CiU en el terreno lingüístico.

P.- El PP parece dispuesto a ganarse al electorado del PSC…

R.- Lo que nos preocupa es la situación de la gente, no las carreras electorales. Lo serio es ver cómo salimos de la crisis. Lo que le pasa al PP es que pierde apoyos cada día por las mentiras con las que ganó las elecciones y por su incapacidad manifiesta para sacarnos de la crisis.

“No hay más muerto que lo que no existe todavía/Al lado del brillante pasado, incoloro es el mañana.” Estos versos de Guillaume Apollinaire no sólo proclaman la supremacía del pasado sobre el presente, sino que -y eso es lo más relevante para quienes nos sentimos atraídos por la concepción camusiana del presente- prescinden radicalmente del mismo.

La victoria del SPD, encabezado por Hannelore Kraft en Renania del Norte-Westfalia me ha traído a la cabeza la figura de Johannes Rau, Presidente del land más poblado de Alemania entre 1978 y 1998. Rau, que  murió en el 2006 después de haber ejercido la Presidencia de la República Federal Alemana entre 1999 y el 2004, tenía profundas convicciones religiosas, heredadas de su padre, un pastor protestante opuesto al nazismo. Siempre nos sentimos atraídos por este patriarca de la socialdemocracia alemana por su talante constructivo y sereno: “Reconciliar en vez de dividir” era un lema que no sólo repetía, sino que practicaba.  En el 2004 rehusó renovar su mandato presidencial.  Pero antes de abandonar su última responsabilidad, en un recordado discurso, afirmó: “el egoísmo, la codicia y una mentalidad reivindicativa en sectores de las llamadas élites acaban con la confianza en las instituciones, en especial cuando sus representantes han perdido todo tipo de criterio….muchas veces somos testigos de cómo algunos representantes de la industria  o con responsabilidades públicas  se enriquecen desaforadamente.” (Fue en Berlín, el 12 de mayo del 2004)

El recuerdo de Johannes Rau; la victoria de François Miterrand en 1981 evocada por la de François Hollande o comprobar –ayer, en su Congreso-  la pujanza de la Associació de Joves Estudiants de Catalunya (AJEC) de nuestra juventud nos ha trasladado irremediablemente hacia el pasado. Sin pretender enmendar la plana a Apollinaire –no nos atreveríamos- no podemos dejar de reconocer que nos atrae la idea de que el brillante pasado no sea incompatible con un mañana suavemente coloreado.

Volem pactar o volem marxar?

Diari ARA 13.05.2012

L’any 2013 s’haurà de revisar el sistema de finançament vigent. Cal constatar el gran avenç assolit el 2009, que resumeixo molt breument: en el primer any d’aplicació el nou model ha proporcionat 2.400 milions d’euros més que l’anterior; quan estigui a ple rendiment l’increment de recursos arribarà als 3.700 milions d’euros; el primer any ja ens hem situat 3,6 punts per sobre de la mitjana (un objectiu mai assolit fins ara) i arribarem al final a situar-nos entre 5 i 6 punts per sobre; els mecanismes d’anivellament estan més acotats que en el passat i són més transparents; i el resultat de tot plegat és que el dèficit fiscal català s’ha reduït significativament. Certament la profunda crisi econòmica i les òbvies necessitats financeres de la Generalitat contribueixen a dramatitzar un debat alimentat pels incompliments dels successius governs d’Espanya i per les frustrades expectatives en matèria d’inversió pública de l’Estat. No cal dir que aquest context és aprofitat pels sectors que volen demostrar que no hi ha altra sortida raonable al contenciós català que la independència. Però només des d’un sectarisme incurable es pot negar el remarcable avenç que ha suposat el nou finançament.

Abans que ningú no s’esveri vull deixar clar que no estic dient que el sistema vigent no pugui ni hagi de ser millorat. I tant que pot! Entre altres coses desenvolupant aspectes inèdits com el protagonisme de la Generalitat en la recaptació dels impostos o assegurant que les disfuncions del sistema de bestretes no recaiguin sobre la Generalitat. En tot cas, l’obligada renegociació permet posar sobre la taula reivindicacions de millora, i per alguns se situa en la perspectiva d’una nebulosa transició nacional mentre que per d’altres és el camí més directe a la independència passant o no a través de l’estació del concert econòmic.

Pere Navarro ja ha fixat la posició del PSC, que també resumeixo molt: el futur Consorci Tributari ha d’estar presidit per la Generalitat i esdevenir l’única administració tributària a Catalunya, cal incrementar el percentatge del rendiment dels impostos suportats a Catalunya que han de quedar aquí, passar d’un model que anivella el 75% dels recursos que generem a un anivellament del 50% en deu anys, fer més senzills i transparents els mecanismes de solidaritat i eliminar a mitjà termini l’abisme entre el rendiment del sistema que proposem i el sistema de concert. És una proposta ambiciosa i factible que convé a Catalunya.

CiU i ERC, amb el suport més matisat d’ICV-EUiA, defensen un model directament inspirat en el concert econòmic. Pels socialistes, el concert econòmic no és la fórmula més adequada perquè no integra elements federals i solidaris que des de la nostra perspectiva entenem imprescindibles, a banda de resultar difícilment encaixable en un estat com l’espanyol. Se’m dirà, amb tota la raó, que el País Basc i Navarra gaudeixen d’aquest règim foral, que, a més, els proporciona uns beneficis desorbitats en relació a les comunitats de règim comú. La distorsió generada per aquest fet hauria de ser entesa pels grans partits espanyols, que haurien de donar suport a la singularitat catalana que proposem els socialistes, la qual, repeteixo, és solidària i de matriu federal.

Dit tot això, els socialistes catalans estem disposats a negociar amb la resta de forces polítiques una posició comuna, conscients que la unitat Catalunya endins ens enforteix de cara a un necessari pacte amb els partits de la resta de l’Estat en el marc de les institucions espanyoles. Aquest doble pacte, Catalunya endins i Catalunya enfora, és imprescindible llevat que el que es vulgui sigui forçar una negociació abocada al fracàs. Des d’aquest punt de vista determinades actituds que observem a CiU i ERC, o les mateixes declaracions del president Mas quan diu que vol aclarir en tres setmanes una negociació que en l’anterior revisió del model emparada en l’Estatut va durar tres anys, no indiquen una voluntat real d’acord.

S’ha evocat la possibilitat d’utilitzar com a referència el text de l’Estatut aprovat pel Parlament el 2005. És possible perquè la vam votar molts grups, amb un acord amplíssim, però caldria pensar-s’hi molt, precisament perquè ja sabem, i Artur Mas millor que ningú, que lluny que va quedar el resultat del plantejament inicial. ¿Tenim dret com a responsables polítics a aixecar expectatives que semblen d’antuvi condemnades al fracàs? També caldria reflexionar si el fet d’haver situat pràcticament de manera simultània la reivindicació d’un sistema de concert econòmic amb l’assoliment d’un estat propi era la millor manera d’iniciar una negociació ja prou difícil. ¿Com obtindrem més diners si ja avancem que el que volem de debò és marxar?

En definitiva, es tracta de fer una proposta de màxima ambició però també de màxima unitat a Catalunya, conscients que després caldrà negociar-la i acordar-la a Madrid sense acceptar els plantejaments dels que, legítimament i sincera, només cerquen el fracàs de la negociació per tal de fer avançar l’agenda independentista. Dit d’una altra manera, amic Tresserras, per a un xoc de trens millor que cerqueu altres companyies, mentre que per cercar solucions ambicioses sempre podeu comptar amb nosaltres.

El secretari d’Organització del PSC, Daniel Fernández, ha afirmat avui des de l’Aplec del Cavall del Prat de Llobregat que “és inqüestionable que un any i mig de Govern dels millors ens ha portat al pitjor moment del país“. Segons Fernández, “en lloc de treballar i lluitar per polítiques de reactivació econòmica, el Govern català aposta pel fanatisme de les polítiques de dèficit zero, que porten el país i la societat catalana a un carreró sense sortida“.

Daniel Fernández ha denunciat que “tenim un Govern dividit internament que hauria d’unir esforços i en canvi impulsa fractures i escenaris de divisió al conjunt del país“. Per contra, el dirigent socialista ha manifestat que “els socialistes apostem per un canvi en l’orientació econòmica del Govern” i ha recordat que “el PSC, amb Pere Navarro al capdavant, hem demostrat des del primer moment que volíem espais d’entesa, però ens trobem amb un President més preocupat pell seu futur polític que pel conjunt de la societat catalana“.

Bankia: fracàs de la gestió de dretes

Daniel Fernández s’ha referit a l’afer Bankia, que segons ell “és la demostració del fracàs de la gestió conservadora de la crisi i d’una part important del sistema financer espanyol”. Bankia és la metàfora d’un fet lamentable: que els interessos financers i econòmics s’han posat al servei dels interessos polítics dels governs de dretes de Madrid i de València“, ha dit.

Finalment, el secretari d’Organització del PSC s’ha mostrat a favor de “polítiques que assegurin que el sistema financer espanyol no s’enfonsa, però que també defensin els drets dels estalviadors del país amb una gestió transparent en la qual qui ha tingut responsabilitats en aquest desastre les assumeixi“.  “Volem assegurar-nos que tot euro públic destinat al sistema financer retorni als ciutadans i ciutadanes del nostre país“, ha conclòs.

François Hollande“La agonía de Francia” de Manuel Chaves Nogales es uno de los relatos más estremecedores sobre la disolución moral de una sociedad. En sus páginas el genio de Chaves Nogales nos transmite, con uno de los estilos periodísticos más poderosos que conocemos, cómo el desplome de la República Francesa es interior y previo a la derrota frente a Hitler. Como muestra, un botón: “La independencia de la patria, los derechos del hombre, los destinos de la civilización son hoy para la gran masa ciudadana puras abstracciones que no tienen ningún sentido frente al hecho cierto, tangible, irritante, de que al salir del trabajo no pueda tomar el aperitivo.”

La agonía de Francia no fue  sólo la agonía de Francia. Fue la agonía de la democracia, del parlamentarismo, de la ciudadanía, de la responsabilidad colectiva. Fue la extinción de una civilización y de una cultura que sólo renacería con la derrota del nazismo. La agonía de Francia la vivimos como nuestra propia agonía porque desde la Revolución Francesa, el destino de Francia forma parte de nuestro destino.

François Hollande fue elegido ayer Presidente de la República Francesa. Evidentemente el resultado tiene que ver con factores domésticos. Pero como pasa siempre con Francia, esta victoria socialista rebasa las fronteras francesas y europeas. El triunfo de Hollande es un mensaje poderoso para cambiar una política conservadora en Europa que nos condena a la anorexia económica y social. Porque, hoy, lo que agoniza no es Francia; hoy agonizamos todos.




Buscar
Archivos

Te encuentras en los archivos del blog Blog de Daniel Fernández para mayo de 2012.

  • [+]2012 (57)
  • [+]2011 (150)
  • [+]2010 (73)
  • [+]2009 (51)
  • [+]2008 (53)
  • [+]2007 (49)
  • [+]2006 (48)
  • [+]2005 (18)
  • [+]2004 (12)


A FAVOR DE ESPAÑA Y DEL CATALANISMO

A FAVOR D'ESPANYA I DEL CATALNISME


Contador de estadsticas - Blog Daniel Fernndez